viernes, 4 de mayo de 2007

Nenúfar


Éramos dos náufragos
remando en silencio.
Tú mirabas mi espalda,
yo sentía ese peso.

Era un día de esos
en que todo está en calma.
Las aguas, tranquilas,
las almas, templadas.

Un rincón de nenúfares
nos dejó sin palabras.
Aún recuerdo tus ojos
acariciando el agua.

Qué será del nenúfar.
Qué será de la calma.

(Fotografía: jj)

8 comentarios:

Andy dijo...

La calma perpetua es una utopía el nenúfar que no se marchita también.

Por lo tant, es necesario abrazarse a esos momentos.

Besos

A.-

Fernando dijo...

cuando tus manos y las mias dejen sus notas en la piel, sólo habrá música...besos

carlota dijo...

Efectivamente, Andy, abrazarse a esos momentos... Pero a veces una se deja llevar por la nostalgia.
un abrazo para ti y vuelve cuando quieras.
(no he podido visualizar tu perfil)

carlota dijo...

Gracias por tus palabras, siempre son un regalo, Fernando.
Qué bonita tu imagen. Será ese el momento perfecto?
más besos

Fernando dijo...

Nunca hay momentos perfectos Carlota...sólo situaciones que hay que vivir...en un momento todo se desvanece...un beso amiga.

carlota dijo...

Tempus fugit, Carpe diem, Collige virgo rosas... Tópicos tan ciertos, querido Fernando.

ynarud dijo...

Hay querida nostalgia, a veces quiero no abrazarte y dejarte ir.
Pero como dice andy, es necesario abrazarse a esos momentos.

un bszo.

carlota dijo...

Hola, Ynarud, siempre bienvenida. Vamos a abrazarnos a los momentos, que es lo único que hay.
Un beso