sábado, 11 de agosto de 2007

Itaca eterna












Hoy leía la columna de la contraportada de un periódico. Trataba del viaje, un lugar común en la literatura. Y cuando se habla de viaje, siempre se recurre a Itaca, a la Odisea y su protagonista, Ulises, y cómo no, a Kavafis y a la versión que hizo Lluís Llach del poema del escritor de Alejandría.

Todos andamos más o menos de vacaciones. Desde aquí os animo a que, cuando volváis, me dejéis vuestro comentario sobre el lugar a donde habéis ido pero, sobre todo, explicadme qué es lo que os ha llegado dentro, qué cosa habéis aprendido esta vez, aunque sea pequeña o aunque os parezca insignificante. Y eso sirve también para el que no se vaya a ningún sitio. Podéis hablar de vuestro viaje interior, ese que nunca acaba.
Porque, como dice Kavafis, en el viaje a Itaca no encontraremos nada que no llevemos ya dentro.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Carlota, me parece genial tu sugerimiento.
Yo todavia no he empezado mis vacaciones y no estoy muy animado que digamos, pero espero leer cosas muy interesantes en este espacio.
Saludos

Anónimo dijo...

Buenos dias Carlota,
hace muchos dias que no tenia demasiado tiempo para poder leer tu blog, ya sabes que yo lo encuentro exquisito y de un buen gusto extraordinario, bueno hablando de vacaciones yo estoy de vacaciones y como sabes fui a una zona de Alemania, solo puedo decir que me sorprendio gratamente lo poquito que pude ver de ese país, estuve en una zona mas bien de montaña y mientras visita todos esos pueblecitos me daba la sensación que formaba parte de un cuento de hadas, parecia una competición a qual más bonito o con más encanto, sus gentes no son.... digamos, tan expresivos como nosotros, pero me senti muy bien acogida, no se si fue a consequencia de que más de una vez a mi hijo y a mi por nuestros rasgos nos confundian con si fueramos de allí, y cuando decia no entiendo nada, ellos contestaban "no parecer Spanish".
Otra de las cosas que me impacto fue la Catedral de Colonia, para a quien le guste la arquitectura gótica alli disfrutaria de lo lindo, es impresionante.
Mi valoración personal es un pais realmente bonito, muy limpio, muy organizado y que vale la pena visitar, ahora hay que saber el idioma porque sino no te enteras de nada,
Un abrazo muy fuerte
Rosa

Fernando Sarría dijo...

yo me voy a Cambrils...voy tantas veces que lo que me llevo y me traigo sigo siendo yo....pero para mi la referencia de Ítaca es sobremanera interesante..ella está siempre en mis poemas que hablan de la vida...sé que lo importante no es el lugar si no el propio viaje...besos.

Anónimo dijo...

Este año todavía no he ido a ningún sitio pero siempre he pensado que los paisajes no representan gran cosa si no van acompañados de personas (es mi opinión).En este sentido siempre pienso en un viaje a Portugal hace muchos años,acababa de producirse la revolución de los claveles y la alegría y la esperananza que flotaba en el ambiente era enorme, muchas veces pienso en cómo estará el ánimo de aquellas personas que con tanta alegría nos recibieron
Besos
Dora

Tesa dijo...

Mi viaje más intenso por cómo me sentí, fue a Florencia, estuve cinco días en una nube, temiendo padecer el famoso síndrome de Stendhal. El escritor francés tuvo vértigo, se le aceleró el ritmo cardiaco después de un día recorriendo la capital de la Toscana, el médico que lo atendió le diagnosticó “exceso de belleza”.

Es cierto que ahora hay exceso de turistas, pero mi viaje fuera de temporada me libró de unos cuantos y fueron tantas las emociones que experimenté que tengo miedo de volver y ya no sentirme igual que entonces y que se malogre tan bello recuerdo.

Como dice Kavafis, no encontramos nada que no llevemos dentro, pero toda mi pasión por el arte explotó en esa ciudad cuna del Renacimiento. Cierro los ojos y soy capaz de visualizar los frescos, las esculturas y la arquitectura que más me emocionó con todo detalle.

Esta semana voy a hacer una escapada a León, al MUSAC, ya te contaré.
Besos, Carlota

Anónimo dijo...

Si no existieran los viajes tendríamos que inventar algo que nos sacara de nuestra cotidianidad, que nos hiciera darnos cuenta de lo estrechas que pueden ser nuestras habitaciones y que nos cambiara nuestro tiempo de cada día. Un viaje es agua fresca en la cara... necesitamos renovar las imágenes de nuestros días (unos con más frecuencia que otros...). Y hay viajes que ya se quedan grabados en tu piel, como un tatuaje que nunca se borrará. Hay viajes que son ya tu carne.
Un beso, jj

thoti dijo...

.. Roma y Florencia.. de Florencia ya ha hablado Tesa y comparto todo lo que ha dicho, indiscrptible la contemplación de tanta belleza..
..de Roma se me quedó la grandeza de un Imperio que se creía eterno, a veces impuesto a base de fuerza bruta.. y hoy contemplas sus múltiples ruinas.. legados valiosos que aún permanecen y otras, aparentes, sin el valor con el que se propagaban, y que se desmoraron con el paso del tiempo..
.. besos desde mis colinas Carlota..

ynarud dijo...

Bueno, bueno, bueno. Hoy me incorporé a mi lugar de trabajo, ooooh! se terminaron las vacaciones. En cuanto a tu sugerencia si tengo que elegir un lugar (de los que he visitado, que no son muchos) elegiría la isla de Menorca, lo que viví, sentí, lo que soñé… sus gentes, sus rincones, los momentos, los olores y sabores, fue genial. El momento fue vital y el después crucial. Sí, fue hace años pero es como si estuviera allí cada verano…

Aunque debo decir que la montaña (como a Heidi) es mi oxigeno, soy persona de poca gente… las aglomeraciones no son lo mió.

ummmmm!!! A decir verdad, y pensándolo bien, el lugar para mi no es importante, lo importante es con quien estoy, como estoy y que siento en cada momento… parece un tópico, pero para mi no lo es (aunque a veces me de de bruces) jajaja. Así es la vida…

un bes ;)

TOROSALVAJE dijo...

Hola Carlota.

Acabo de llegar de Londres.

No había estado. La ciudad es inabarcable, he estado 12 días y a pesar de que no he parado me han quedado montones de cosas por ver.

Los ingleses me han parecico muy educados en contra de la imagen que dan algunos cuando vienen aquí.

De Londres me quedo con sus parques, magníficos, sus museos, sus galerías, sus pubs...., bueno, muchas cosas.

No me gustó el strés que les acompaña, hablé con gente que trabaja allí y van al doble de velocidad que aquí, todo va más rápido, desde los semáforos para peatones (jamás te da tiempo de llegar), las escaleras mecánicas, son un intermedio entres las de aquí y una montaña rusa. Los londinenses van siempre deprisa, comen andando y hablan por el móvil a la vez, no me extrañaría que de aquí un par de generaciones les naciera un tercer brazo como mutación.

Encontré a faltar la ausencia de luz, no sólo el sol, sino la luz en general, me refiero a la natural, muy sombrío, aunque pensé que allí escribiría posts muy tristes fácilmente, de esos que me gustan a mí.

Seguiré leyendo los comentarios de este post, has tenido una buena idea.

Un beso.

Pescador dijo...

Carlota mis vacaciones aún no llegan, pero tendré presente tu propuesta, la encuentro interesante, aunque generalmente mis vacaciones estan relacionadas con el mar.
Un abrazo.