miércoles, 29 de agosto de 2007

Puertollano - Almagro - Daimiel

Con agradecimiento a Lolita y a Jesús, por abrirnos su casa y su corazón.

He vuelto a la Mancha.
Con mirada serena.

He vuelto a la Mancha.

Pero siempre regreso.


Qué tendrá el mundo minero, el negro carbón, que llama tanto mi atención. Os aconsejo que visitéis el Museo de la Minería de PUERTOLLANO. Me quedé embobada mirando las fotos gigantescas de los viejos mineros. Me transportan a su cotidianidad. Me imagino su historia humana, su historia en minúsculas, que es la que me emociona. Vale la pena el recorrido por la galería minera que tiene acondicionada el museo. Se simula una bajada a 250 metros bajo tierra que te sitúa en ese contexto oscuro, peligroso y asfixiante.
Puertollano "huele" a minería y, consecuentemente, a ferrocarril.















Esta preciosa locomotora llamada "La Gorda" preside la entrada al museo minero.
Mi escaso conocimiento de la Mancha sí me lleva a poder afirmar que son unos artistas en la creación de paseos con toda clase de árboles y jardines que invitan a sentarse en sus bancos, a hablar con la gente, a leer o, simplemente, a ver la vida pasar. Es el caso del Paseo de San Gregorio de Puertollano. Y, animando la vida del paseo, la Fuente Agria: otra muestra de la íntima relación de Puertollano con su subsuelo. Es una agua ferroginosa muy apreciada por los vecinos por sus propiedades terapéuticas. Nos recordó un poco al Vichy catalán pero con un toque agrio o ferroso al final. Dicen que quien bebe de la fuente regresa a Puertollano.



Son curiosas
las regaderas
de hierro
acabadas
en pinchos,
para
no amorrarse...





...que están
a disposición
del visitante
para beber
de la fuente.




Sigue siendo un placer
pasear por ALMAGRO,
con sus calles
de casas blancas y añil,
con la reja castellana
en las ventanas
y el adoquinado de piedra...



Hasta llegar
a la plaza principal
cuyos porches
acogen
el restaurado
corral de las comedias,
que nos transporta
a pleno siglo de oro.



Las berenjenas
en vinagre
son la tapa obligada
de la zona,
pero yo
no puedo con ellas.





El viento
nos acompañó
sin tregua,
pero con gusto,
durante
el recorrido
por las Tablas
de DAIMIEL,
una especie
de lagunas
que se forman
con las aguas
subterráneas
del Guadiana,
aunque
últimamente
escasee
el líquido elemento.



El paseo fue una delicia por las vistas, por las lagunas, por las aves, por los miradores y, sobre todo, por la compañía.


















Y casi se me olvida el apartado de consejos para tomar un café o hablar con los amigos en Puertollano.


La cafetería
La Fábula
nos gustó
por su estética
moderna,
o de diseño,
o "fashion".
En la imagen,
una de las paredes
del local.



Otra propuesta,
para una charla
en un ambiente
intimista,
cálido,
dedicado
al séptimo arte,
el Actor's.

6 comentarios:

thoti dijo...

... pues habrá que hacer una visitilla por allá.. :-)
.. besos Carlota..

TOROSALVAJE dijo...

En "Volver" la película de Almodóvar aluciné con el viento constante en La Mancha. Ahora al leerte me los has recordado, el viento levantando polvo y soplando muy fuere, agggggggggggg. No soporto el viento, aunque me encanta la brisa, pero cuando hace viento constantemente yo huyo.

Besos.

ynarud dijo...

Así va el mundo, unas trabajando (como por ejemplo yo, bueno trabajar, lo que se dice trabajar.. pueees, dejemoslo así) y ustedes dos de vacaciones... que jeta!!

En fin las veo muy bien... ;)

besotones

Tesa dijo...

Hola, Carlota, ya veo que has disfrutado mucho de tu viaje, lo cuentas con tanto entusiasmo que cualquier día hago una de mis escapadas con ese recorrido.

Conozco Almagro, pero sólo de paso para otro lugar. Las Tablas y Puertollano no. El hierro, el ferrocarril y la minería, no sé por qué, me atraen mucho. Quiero ver ese Museo minero, seguro que voy a disfrutar tanto como tú. Gracias por compartir tu experiencia.

Besos.

carlota dijo...

Hola Thoti, Torosalvaje, Ynarud, Tesa... Gracias por seguir ahí.
Besos a todos.

Jesús dijo...

Gracias por los halagos. Además de una buena escritora, eres muy rápida. Un beso desde Puertollano.