miércoles, 17 de diciembre de 2008

Hojas de ruta en sepia



No inventamos nada.
Esta mano ha paseado otros rostros
y tu mirada viene cargada de esperas.
Pero sí desenvolvemos este momento,
el minuto que nos regalamos
uno en la boca del otro. Con el sonido en off.
Hemos leído y sangrado que no hay eternidades.
Y por eso nuestros pechos saben fundirse así,
excitados y templados a un tiempo,
con el saber de lo viajado en otros cuerpos
que ahora nos sirven para amarnos tanto... tanto.
Venimos de tan lejos para constatar
que hay afectos que vagan sin rumbo.
Que el deseo había trazado en nuestra piel
su propia hoja de ruta.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Ignora el tiempo



Ignora el tiempo el nombre de la estación de paso
que nos acoge.
Comparte el aire nuestros pensamientos cruzados.
Sé de ti porque hoy medimos el mismo horizonte.
Qué buena gente puede llegar a ser un atardecer:
jamás un punto de ironía en sus colores,
nunca un atisbo de incredulidad ante los ojos enamorados
que hoy se entornan por su luz.
Qué generoso, un atardecer, capaz de reflectar a diario
el brillo pasajero de otro amor que es hoy
y que mañana andará reconvertido en vete a saber
qué dolor, qué rutina, qué decepción, ojalá qué amor eterno.
Dame de tu día, de tu rosa,
apacigüemos al tiempo que no cesa
y al que nada importa si hoy es o no es primavera.

(Foto: juanjo jiménez)

viernes, 12 de diciembre de 2008

Y no me importa nada - Luz Casal



"Serena y confiada
invento las palabras que te hieren".

Para escuchar este "finde" a la Luz más rompecorazones.
Nada que ver con su última versión de "Sé feliz", que dice:

"Si la soledad te enferma el alma,
si el invierno llega a tu ventana,
no te abandones a la calma con la herida abierta,
mejor olvidas y comienzas una vida nueva."

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Alma de dragón



Sueño encerrada entre el dragón y el hada
que adornan tus bíceps de Ulises.
El tabaco y el alcohol donde te escondes
no impiden que me hechice tu "platinum-egoist"
de chanel.
Por ti, lo que sea, me muero por tus huesos
desde siempre, me dices con la boca y con los ojos,
y con las manos que retienen mi cuerpo en tu memoria.
Y vuelvo a tener quince años en tus pupilas de diamante.
El dulce sabor de mis labios no es el título
de una canción absurda. Con él has viajado sin mí
todos estos años.
Se puede morir de amor. Aunque no sea yo,
lo he visto en ti y en tu forma de mirarme.
Tú eres Banderas en "La ley del deseo",
quisiera sentir como Poncela y bailar
un bolero final entre tus brazos,
acariciando tu alma de dragón.
No me sueltes. Aprieta hasta cortarme el aliento.
Quizás así pueda llamarte Amor.

martes, 9 de diciembre de 2008

Silencio y palabras



Inspirado en un monólogo de "La vida secreta de las palabras", de Isabel Coixet.


Y se hizo el verbo.
Luego... el principio es el silencio,
acaso un zumbido de brisa marina difuminado.
Ella casi toca con los dedos la génesis.
Le hace el amor al silencio. El amante
que besa sus labios de clausura.
Es tal su entendimiento que las palabras pierden.

Pero Él hoy la ha mirado. La ha visto.

Calla! Aborta palabras en mi boca desnuda.
Volvamos, amor, juntos al origen.

(Imagen: "El beso de la esfinge", de Franz Von Stuck)

martes, 2 de diciembre de 2008

Otra vez la noche



Otra vez la noche.
Y yo, perdida en Nueva York,
corriendo sin correr, dejando el aliento
en el asfalto, sujetando al corazón que huye.
Digo Nueva York pero huele a Chicago.
Hay una estética de cómic que envuelve
las manzanas infinitas, los callejones oscuros
desérticos, el ruido de los contenedores al chocar.
Un edificio sombrío, ausencia de toda luz, espejo
de mis miedos, del que no encuentro la puerta.
Activo el diálogo y nadie me entiende.
No hablo el idioma de los suburbios
pese a medrar en uno cotidianamente.
Toda persona camina en una dirección cierta,
sólo yo interactúo entre la procesión de sombras
que me ignoran. Dónde se coge número para este circo.
Amanece en mis sábanas y unos ojos felinos
interrogan mi nivel de conciencia.
Para ser mujer-gato sólo me falta un hechizo,
la soledad del héroe siempre va conmigo.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Imaginario de Isolda



Sólo en él encuentra una espalda paciente,
receptiva, que entiende lo que Isolda
crea con el simple roce de los pezones
- a veces tensos, otras en suave relax sonrojados-
o con su manía de dibujar paisajes con los dedos.
Él sonríe o habla en susurros, lenguaje del deseo,
con lo que aumenta su interés por contarle esta historia:
cómo su cuerpo y el de ella juegan a escalarse y las bocas
son el tajamar de proa que hiende las aguas, el agua.
De él, sólo de él, acepta la savia que en ella, sólo en ella,
no ha de tornarse ácida. Dulce néctar.
De él, sólo de él. El que le lee el alma en cada caricia,
en cada murmullo, en cada embestida.


En la onomástica, Isolda es nombre femenino de origen germano para referirse a "la guerrera fuerte y dominante".

lunes, 24 de noviembre de 2008

Levantarse



Insuperable, el tedio de una tarde
se cuelga de mis hombros.
El silencio de un domingo cualquiera
puede asediarte e incrustarte el hastío en la garganta.
Hay cierto regodeo en la contemplación
de los desagües de un día de lluvia en el asfalto.
Hasta que tomo conciencia de mis propios sumideros,
atascados, tendentes a la rabia y al vómito.
Existen lodazales de obligado paso en los que revolcarse
y gritar. O ahogarse en el silencio.
Tal vez si tu pulgar desdibujara el "gloss" de mis labios
en círculos continuos podría levantarme
y clavar mi tacón de aguja en el corazón del miedo.

viernes, 21 de noviembre de 2008

+UNO, libro de poemas




Me hace ilusión presentaros el libro de poemas del amigo poeta José Luis Cervera (elalmadelascosas).
Son poemas que José Luis ha ido publicando en su blog y que se mudan al libro impreso con un complemento colorista y sugerente como son las ilustraciones de Gabriela Trejo.
A mi entender, el poeta recrea su visión del mundo y su especial manera de traducir su yo interior a través del mundo de los sueños y de la comunión con el universo y la naturaleza. Todo es uno, todos somos uno, +UNO.

Os dejo una muestra con el poema "TOCO CERCANO" y la ilustración de Gabriela que encabeza este post:

Conforme a tu propio universo,
bajo los espectros de las estrellas,
toco cercano tu vasto continente
como arena de tiempo que dulce
se entrega al mar.

Camino por el sendero de piedras
que es rastro de cometa, ingravidad
cero, y en los mares lunas agujeros
de tus ojos, recojo el dulce fruto,
el silencio de las estrellas que se mueren.

Despiertos los ojos de líquida materia
descubro a Ella, la arropo y la cuido
del viento airado, de la lluvia de asteroides;
Ella, que me mira como amor y universo
alcanzado, como cuerpo que resplandece.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Sincronízate conmigo

El tiempo se ríe de mí.
Mi amor, el tiempo
nos separa.



Una balsa de aceite por la que me deslizo
con los pies desnudos.
Y el tiempo, socarrón, me mira de reojo.
Fuma en puro y critica mi anarquía en el vestir.
No te vistas de colores ni pruebes combinaciones
de aires libertinos. Que no eres una chavala.
Caerás, como todas. Te dejé el traje chaqueta triste,
los zapatos salón y un abrigo a lo chanel
en la percha de tu cuarto.
No me jorobes, tiempo. Renueva tu aire machista
y ponte a ayudar a las horas.
Tú, tirado en la butaca mientras los anacronismos,
las "desincronías", se apoderan de mi ciudad en la noche.
Vamos a contratiempo mendigando amor.
Ajústanos el compás.
Tengo los labios partidos de tropezar
con vidas que van cuando yo vuelvo.

Sincronía: "coincidencia de hechos o fenómenos en el tiempo" (definición del DRAE)

jueves, 13 de noviembre de 2008

En tus manos, la palabra




Siempre es posible leerte de otro modo.
Me aprisionas las manos porque quieres liberarte.
Me besas con la boca llena
de todo lo que nunca has nombrado.
La carne expresa un ritual de sobras conocido.
Pero es cuando las bocas y los brazos se hacen agua
que empiezo a sentirte.
Te evaporas en cuanto tus ojos miran
y activas la razón de tu misterio.
Prueba a mirarme con la fuerza de tus manos.
Te aseguro que no harán falta palabras.

martes, 11 de noviembre de 2008

Éste es Fernando Sarría



FERNANDO SARRÍA, EL POETA-HOMBRE QUE SE DEBATE ENTRE LA CARNALIDAD-TSUNAMI Y LA CONTEMPLACIÓN A TRAVÉS DE LOS OJOS DE LOS PUENTES


"No sé por qué mis manos cometen el error de las hormigas
y buscan alrededor de tu cuerpo su supervivencia".

(De su libro: "El error de las hormigas")

Os presento a Fernando Sarría. Para mí es importante, porque con él recuperé el gusto por las palabras y me reinventé. Fue hace casi dos años, navegando por la red, que tropecé con su blog y me enganchó su poesía. Y después, me cayó bien el chico, su sencillez, su buen talante. Aunque dice él mismo que tiene golpes de genio. Seguro que sí.
El vídeo es una entrevista que le hace Antón Castro en "Borradores".
PD: podéis encontrar su libro "El error de las hormigas", publicado por Eclipsados, que bien podría titularse "El error de las hormigas o es verano en Zaragoza".

QuejiDo



Las ramas del aspirante a roble
son tus brazos aquel atardecer frío,
tus ojos y los míos ante unos girasoles secos.
No he olvidado que tú me hablaste del quejigo.
Y me enamoré de la sonoridad de esos fonemas
deslizándose en tu boca.
Del color rojizo del invierno a tu lado.
Cómo puede un árbol hablarme de ti
y humedecer mis pupilas en cada manto de nieve.
Pasan los inviernos y tú me hablas de otros bosques.
Te imagino plagiando la luz del ocaso a golpe de Nikon.
Me hablaste del quejigo y me enamoré de sus ramas
y de aquel invierno que hoy me grita el paisaje.


(Foto: "Quejigo andaluz a contraluz", de Eliseo Ros, fotonatura.org)

sábado, 8 de noviembre de 2008

La casa por el tejado, Fito y Fitipaldis



"Ahora sí, parece que ya empiezo a entender
las cosas importantes aquí,
son las que están detrás de la piel.
Y todo lo demás, empieza donde acaban mis pies".

viernes, 7 de noviembre de 2008

Tren de invierno




Puedo escribir que le sonrío al tiempo aciago.
Que bailo con la sombra de mi conciencia
cuando percibo su escalofriante silueta.
No importa que tus ojos se impregnen
del color magenta del vino
con el que me hablas de deseos.
Son malos tiempos para hipotecarnos
otro amor.
Hubo un día que quise ser Madame Bovary,
Ana Karenina, y curar la frustración
a base de mejillas sonrosadas.
Pero de eso hace ya mucho.
Y me aterra el estruendo del tren
en el frío de nieve de San Petersburgo.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Pasa noviembre



Noviembre ha de cubrir de escarcha
las hojas secas y el paseo del silencio.
Hierven atardeceres que impregnan de vaho
el macdonals donde una adolescente
creerá en el amor.
Miraremos de reojo la casa de gente mayor
que aún conserva en la puerta la palabra asilo.
Hace tiempo que aflora una náusea
al oler "eau" de lavanda.
Nuestra piel se abrirá como un géiser
en contacto con las gotas de agua nieve.
Nada ha de sofocar este incendio de duda.
Ni siquiera noviembre.

(Foto: "Ice queen", Igor Amelkovich)

jueves, 30 de octubre de 2008

Proposición



Recupero este poema que escribí en abril. A veces vuelvo a él y me deleito. Noviembre es tan frío.
Conservo los comentarios de abril y agradeceré los que me traiga el mes de las flores muertas (guiño a Fernando Sarría).

Te propongo un pacto.
Tú habítame la casa
en las horas de umbría.
Canta por los rincones.
Sé generoso en dejarle tu aroma
a los claveles.
Arréglame esa puerta que se descuelga
a mi paso.
Pero no te atrevas a batirte
en duelo con el desamor.
Hasta donde alcanzan mis ojos,
no le ha vencido nadie.
Ni se te ocurra echarle en cara
una preciosa rutina que imagino
contigo.
Yo prometo dejar sueltas las palabras
en el aire.
No te faltará mi aliento
en las crestas y valles de la no-costumbre.
Allí te espero yo.
Dispuesta a confundir nuestros secretos
entre retorcidas sábanas
de urgencia.
Tú... habítame la casa.
Solamente... Solo.
Yo... la mantendré en pie.
Solamente... Sola


(Foto de Grouchoo, en dudas.nireblog.com)

miércoles, 29 de octubre de 2008

Entre cerrar y reiniciar... pausa en espera



De lo aprendido, nada ocupa su lugar.
Cae la red y pierdo datos
en cada reconfiguración del sistema.
Como en un psicotécnico
investigo el patrón que alumbra el sentido.
Estoy demasiado cerca. Y no puedo subir más.
Imposible cambiar la perspectiva.
Camino sin pauta por una serie lógica
que sólo entiende el demiurgo.

(Imagen: "Alicia expulsada al país de las maravillas", de Aramel, en: puntosupensivos.blogspot.com)

viernes, 24 de octubre de 2008

Niebla en el cuerpo



"Desabraça'm! O abraça'm sense retorn ni brida"
M. Mercè Marçal


La fría baldosa torna morados los labios
antes carnosos, encendidos.
De puntillas acierto a calzarme las medias de rejilla,
tropiezo con un zapato, contengo el aliento.
No me mires, duerme. No al ritual de despedida.
No me condenes al desabrazo.
Hay un eco en la casa que me acompaña,
me empuja hacia la puerta.
La Luna ya no es cómplice, es un trozo de hielo
que anula el efecto de la calefacción del coche.
Todas las fuerzas de la noche maldicen mi aventura.
La niebla escupe en el parabrisas la palabra:
absurda.
El espejo del ascensor está borracho de endorfinas.
Nunca me he gustado tanto como entonces:
los ojos brillantes, la piel tersa, el cabello salvaje
que sólo crea el deseo.
Mi gato persigue los secretos, perdona mi ausencia
y lame las heridas.
Me doy al placer de reconocer el aroma cotidiano
del gel desmaquillante, el tónico, la crema "anti-rides".
Sé que estoy a salvo, que cuento conmigo.
Envuelta en olor de mujer viva,
en compañía del fiel ronroneo,
me entrego al abrazo más cálido:
el de la huella perenne de mi cuerpo
entre las sábanas blancas.
Tomorrow will be tomorrow.

Qué mujeres???



Me pregunto cómo es posible que actrices americanas se presten a hacer películas tan carcas como "The Women" (Las mujeres).
El mensaje: una mujer de clase muy pudiente, pero no cualquier mujer, no, la eterna adolescente inyectada de botox Meg Ryan (con lo mona que estaría con sus marcas de expresión naturales), con sus tics de chica progre y desenfadada, está felizmente casada y organiza actos benéficos. Y tiene unas amigas divinas de la muerte que forman un club privado de secretos entre ellas (el baúl) y que se quieren a morir. Pues bien, el marido de la Meg está en esa época tonta en que tiene una amante, pero en realidad a quien quiere es a su mujer. Porque la amante es una chica mala, muuuuuuuuuuuy mala, que sólo ansía no pegar palo al agua y vivir de su amante mientras encuentra la forma de que deje a su mujer. La amante viste como una furcia, pero la Meg es tan natural, tan sutil, tan gracil toda ella.
Total: que la Meg, que tampoco ha pegado palo al agua en su vida, envía a su marido a freír espárragos y, con esta crisis que se presenta en su vida, se da cuenta de que ella vale mucho: se alisa el pelo y se pone a diseñar y a triunfar a lo grande. El marido, que ya sabía que su mujer era una joya (por eso era su mujer), acaba de confirmar lo maravillosa que es y le devuelve el anillo de matrimonio en un sobre para que vuelva con él.
La culpa es mía. Tenía la tarde tonta. No sé por qué me gasto 6 euros y 50 céntimos en ponerme nerviosa.

lunes, 20 de octubre de 2008

La culpa es de la velocidad


Sebastià Serrano, que es un señor muy carismático, asiduo de los medios de comunicación y las tertulias, semiólogo y profesor de lingüística general en la Universitat de Barcelona, viene a decir en su último libro (Los secretos de la felicidad) que las relaciones personales en la actualidad se mueven bajo la sombra de la incertidumbre (la interpretación y la frasecita es mía).

Y, leyendo el libro, parecía que el tal Serrano me conociera en persona y se hubiera inspirado en mí. Incertidumbre, incertidumbre, incertidumbre. Sensación de que una se mueve pisando arenas movedizas o siempre suspendida en un alambre, sensación de que una no sabe si se pasa o no llega. Incertidumbre en el plano afectivo de nuestras relaciones (de pareja, de amistad) que está directamente relacionada con la velocidad, otra palabra clave de nuestros días. Velocidad a la que todo transcurre: la jornada laboral, las obligaciones caseras cotidianas, las extraescolares de los niños, la formación continua profesional, la necesidad de relacionarnos socialmente.... Y todo esto aliñado con el instrumento que sirve de acelerador de la velocidad y de la incertidumbre: la evolución incesante de las TIC (tecnologías de la información y de la comunicación). El móvil, el ordenador nos sirven para acortar distancias antes insalvables a la hora de relacionarnos. Pero al mismo tiempo... ¿qué tipo de relaciones promueven? Lo efímero, transitorio, carente de profundidad y de continuidad que conlleva muchas veces la comunicación a través de estos medios. Utilizamos el móvil y obviamos, por otro lado, la realidad que tenemos delante, la persona con la que estamos tomando un café en ese momento, por ejemplo. Es decir: engordamos así nuestra incertidumbre. Como la engorda el estrés al que nos somete la necesidad de estar continuamente al día de la evolución de las nuevas tecnologías a todos los niveles.

Y se me olvidaba apuntar que esta incertidumbre se debe a que nuestro cerebro no ha evolucionado a la misma velocidad brutal a la que evolucionan las TIC. Por lo que hay un desajuste entre las necesidades que tenemos, y que vienen dictadas por nuestro cerebro, y la vida que nos espera ahí fuera.

Serrano es optimista, así lo dice al final del libro. Está convencido de que toda esta vorágine en evolución, con ayuda de las nuevas disciplinas científicas, nos augura un futuro lleno de posibilidades.

Será. Pero creo que yo no lo cataré.

viernes, 17 de octubre de 2008

Te voy a hablar



Te voy a hablar de lo concreto
y de lo abstracto.
Me gusta jugar con tu deseo.
Rodearte por la espalda y acercarme
a tu oído mientras pienso
en todo lo que no te digo.
Oler tu pelo, acariciarlo,
sentir envidia de su disposición
salvaje.
Quedarme quieta el tiempo preciso
para provocar un creciente galope
en tu respiración e imaginar la boca
que no veo, la mirada elevada hacia el techo.
Me pone tonta que mis ojos bailen con tus labios
cuando comentas, distraído, las noticias del día
y un mechón de pelo vuela tras las hojas
del periódico.
Ni te imaginas qué siento cuando me clavas
tu mirada y activas "un movimiento afectivo
hacia lo que me apetece".


"Deseo: movimiento afectivo hacia algo que se apetece" (definición del DRAE)

martes, 14 de octubre de 2008

Puentes de madera infinitos


La duda se alimenta del brillo
de mis ojos.
No hay corazón que compartir.
Fui entregando partes que visito
puntualmente.
He dormido en aguas cristalinas,
cruzado puentes de madera
infinitos.
Pero eran sólos sueños.
Como imaginar que todo está escrito
y acurrucarse.
Sé que no hay amor
sin desnudar el alma.
Cómo seguir cruzando un puente de madera
infinito.

viernes, 10 de octubre de 2008

Furtivos


Jugamos a saltar piedras
de río.
Tú me das la mano en un descuido.
No la apreto demasiado, no quiero
acostumbrarme a su contacto.
Hay piedras de todas clases.
Nos quedamos abrazados,
haciendo equilibrios, si nos envuelve
un violín, un chelo, si alguien nos cuenta
historias de conspiraciones vaticanas.
En esas piedras te siento
cercano y tomamos carrerilla,
probamos, miramos, tocamos,
besamos, nos hacemos cada uno
con un pedazo de ternura, de risa
o de paz a escondidas de su dueño.
Y seguimos saltando hasta darnos de bruces
con quién soy, quién eres, qué somos.
Silencio. Y vuelta a empezar.
Jugamos a saltar piedras
de río.
(Imagen de la película "Dirty dancing")

martes, 7 de octubre de 2008

Psicoanálisis



Estoy mejor cuando no hay nadie en mi cabeza. Cuando es viernes y me siento en el sofá con una birra, un sanwitch de queso y fritos barbacoa y sueño que Al Pacino habla conmigo, y no con Diane Keaton en la primera parte del Padrino. Estoy mejor si llevo la rutina sujeta con correa, si pico textos en el trabajo a ritmo "allegro" y suelto a la mente, la libero un breve espacio de tiempo de la tristeza omnipresente que un día se quedó a vivir conmigo. Mientras... yo la distraígo, a la tristeza. La visto de simpleza, de superficialidad, de risa absurda en una tertulia de conocidos que no lleva a ningún sitio. Pero ella es lista, la tristeza. Se enfada conmigo. Que qué me he creído yo... que a ella va a engañarla una melancólica patológica como yo. Entonces me encojo de hombros, suspiro y me desayuno el periódico del día con un café con leche. Ojalá no se acabara nunca ese café con leche, soy tan feliz cuando lo bebo, cuando veo que todavía me queda la mitad, cuando aspiro el aroma de café y oigo la conversación de la mesa de al lado. Cuando me saluda una vecina con los ojos tiernos. Pero se acaba, el café con leche.
Estoy mejor cuando no hay nadie en mi cabeza. Cuando creo que domino mi entorno social de referencia. Estoy mejor si no me siento en peligro de vida. ¡Qué cruz!
Foto: yo misma a la entrada del museo Oteiza en Pamplona

miércoles, 1 de octubre de 2008

Estamos, andamos



Devuélveme la mirada limpia,
el suspiro hondo bañado
en agua de río, el vértigo
de los brazos en cruz contando
piedras de tortuga.

Entiéndeme los ojos que ven
el árbol milenario y callado,
las palabras mudas impacientes
por contarte.

No dejes que me olvide de este cuarto
ajeno, extraño, cómplice
de tu cuerpo y el mío, y de la Luna
que fisga entre las cortinas
incapaces de ocultar el sonido de las manos,
los labios, los brazos, las piernas...
todos nuestros secretos danzando.

Pero que no me priven de esa mirada limpia,
del aire que me eleva, de la mano en el pecho
y los sueños entornados, pacientes,
a la espera eterna de un nuevo día,
a pesar de haber dormido en tu cabello.

Un violinista en tu tejado - Melendi



No soy mucho de Melendi. Pero ésta me llega. Me engancha el estribillo y la conjugación de las dos voces: "Fue tan efímero...".

miércoles, 17 de septiembre de 2008

De la continuidad, del sentido...



Aún no me consuela
la espera de otra alfombra de otoño.
Bañarme en las hojas vencidas
al rojo o al ocre que el sol
convierte en oro.
No me consuela
que la primavera me confunda
a su llegada con el cerezo.
Si no estoy yo
alguien escribirá otro nombre,
un poema, besará una boca
de labios resecos
y la risa será.
Me dejaré a mí, de mí,
y la razón de este yo
no existirá más...
o sí: qué siente una hoja
roja de otoño, un cerezo
desnudo en primavera.
(Foto de Javier García Guerra, en fotonatura.org)



"Quiero hacer contigo/

lo que la primavera

hace con los cerezos".

(Del poema XIV de Neruda)


domingo, 14 de septiembre de 2008

Tan sola - Soledad Giménez



Me emociona esta mujer y su grito tan sencillo, tan valiente, tan humano... Quien esté libre de soledad... que tire la primera piedra.

Sueños de soledad



Realidad es recordar
los sueños de soledad.
Un eterno campo de trigo
de espigas vencidas,
doradas pero sumisas ante el viento
que arrasa con la libertad
y la hace suya.
Un océano infinito.
Migajas de olor a mar, a vida
a que la decisión es tuya...
No me jodas.
Cada noche, una ventana abierta
a la verdad oculta
entre la muchedumbre que camina
y que finge hablar contigo.

viernes, 29 de agosto de 2008

Dormirás



En tus ojos de diamante viaja escondida
una lágrima baúl de la memoria
que ansía, como una amante
avezada a la espera, el roce de mi boca
sedienta del sabor salado
que ha de fundirse por siempre conmigo.
Dormirás entonces con cuento y música de niño.
Y tus manos me hablarán de ti mientras amasan
mi dulce pan de flor*.

(Imagen de Nicoletta)
* Tomo prestada la expresión "dulce pan de flor" de un poema de José Luis Cervera (el alma de las cosas)

lunes, 25 de agosto de 2008

Conociendo mar



Todos los veranos pasan
por encima de un deseo mar adentro.
Estiro los brazos y casi agarro
el cálido aire embriagador.
A veces lo entiendo y me siento
al fresco de la tarde.
Me gustaría ser un viejo y
fumar en pipa. Qué envidia
de esos ojos que conocen.
Hubo un atardecer marino ayer
que se encaprichó de mi cabello.
Tu voz me trajo de nuevo a tierra firme.


El plasma marino y el plasma humano tienen la misma identidad física, química y fisiológica. Hay cierta coincidencia en el mundo científico en señalar que el origen de la vida se encuentra en el agua ya que el primer ser vivo, aparecido hace cientos de millones de años, surgió del océano primitivo.

domingo, 24 de agosto de 2008

jueves, 21 de agosto de 2008

La incertidumbre



Deprisa, deprisa...
Vivir a ritmo de sueño.
Imágenes inconexas,
el hombre del paraguas
gris,
patear las calles y llegar a un viejo
caserón,
la puerta abierta,
nadie se mira,
el lenguaje sólo existe para comunicar
en la distancia, vía móvil,
mientras tú resistes, triste,
estoica, la mirada ciega,
y las manos atadas.
Quién se acuerda de las lágrimas,
de mirar, tocar, besar,
de perder un tiempo contigo,
de dar la mano.
Son las doce y tengo tanto que leer,
espera, más tarde te cuento,
más tarde...

(Imagen de la película "Before born")

martes, 19 de agosto de 2008

Quelqu'un m'a dit




Sabíais que la canción del Nescafé de hace unos años es una composición de Carla Bruni, de un álbum que salió al mercado en 2002 y que era un homenaje a la "chanson" francesa?
Suena muy bonito y, entre otras cosas, dice:

"Alguien me dijo que nuestras vidas
no valen gran cosa
pasan en un instante
como la fragancia de las rosas".

lunes, 18 de agosto de 2008

Atrezo



Una alfombra de pérdidas llora
al despegar la planta de mis pies.
Cada vez me levanto más digna,
quizá ya nunca toco el suelo.
En la cuerda floja no ha lugar
evitar ni un segundo el punto de equilibrio.
Sé que he de perder.
Porque rozar tu piel ahora
es activar el tiempo de descuento.
Aunque no me resigno a desempolvar
el atrezo de otra despedida.
Hoy no.

domingo, 17 de agosto de 2008

Marc Anthony - Valió la pena



El "Valió la pena" de Marc Anthony es imposible escucharlo sin las caderas y los pies en convulso movimiento.

sábado, 9 de agosto de 2008

Intromisión



Sólo la noche escucha mis silencios.
Formo parte del equilibrio incomprensible.
Quién más podría entender
la coreografía sideral que me toma
por uno más de entre todos los astros
celestes.
Apareces tú y me haces sólida sombra
apretada contra el colchón.
Qué de constelaciones representan
nuestros cuerpos al son del concierto estelar.
El silencioso estruendo,
espectáculo de estrellas tililando,
llega distorsionado.
Te cuelas en el vacío de la noche
y ya no soy libre.

jueves, 7 de agosto de 2008

No me canso - Ana Torroja



"No sé dónde está mi ropa...
la habré perdido junto al miedo."

Otro poema del Sarría

Hay que ver cómo está el amigo Fernando...
En éste, sobran las fotos: se te enciende el flash automático en el cerebro... o vete a saber dónde.

LA TARDE...
La tarde habilita un trasiego de murmullos.
¿Qué tendrá este estío que me inunda?
Su desnudo abre el fértil regalo de la sombra.
La persiana deja entrever los golpes de la luz:
la cama de madera, las sábanas azules,
el color terroso de las paredes…
Soy un desierto de sed inquietante.
Fruta madura, tus pechos me sostienen.
Ahora con suaves y constantes círculos
tocas tu sexo con los dedos.
Me miras desde el silencio antes de cerrar los ojos
y darme la humedad de tus yemas a mis labios.
No sé cuantos incendios traerá el ocaso,
este atardecer de pérdidas,
pero mi boca sabe ahora de la tormenta
y del agridulce sabor de la lluvia.

lunes, 4 de agosto de 2008

Mirando a Brooklyn



Un mar terroso inunda esta profundidad
de estío.
Sueño mar
y arena.
Sabré tender un puente
y hacer de vigía un tiempo,
suspendida en las cuerdas desde donde diviso
las luces de Brooklyn.
Me sienta bien la resina en las manos.
La brisa trae sabor a canela
y se ríe de mí.
Brooklyn espera.
Pero no por mucho tiempo.

sábado, 2 de agosto de 2008

Un poema de Fernando Sarría



Detrás de ti ha de arder el fuego de la noche.
¿Qué nocturno suena en las teclas de tu cuerpo?
Hay unos pétalos de rosa disueltos con el agua,
la lluvia apenas deja más palabras que las que cerca el incendio.

En tu piel el olvido canta,
se hace un nombre con vuelo de pájaro,
y aunque tu mano sepa de ti,
espera otra música y otra voz que se haga viña y sarmiento.

No hay mejor sorbo que el vino que abre las coroloas
con ese sabor de la tierra fecunda y roja.

Traes el bochorno y en el sudor
el desierto amanece húmedo,
arena que gime
cuando se sabe besada
por un rocío extraño.

Has de perder,
siempre se pierde,
porque la victoria
es un tiempo que pasa.

Tendrás el imán de las brújulas
y sabrás ir y venir por muchos cuerpos,
¡Cuánta soledad frecuenta tu piel!,
hay miedos que nunca saben dejarse vencer.

Amanece y sabes de mí porque no estoy.
Es cierto. El estío apresa el dolor
y lo esparce por todos los rincones de la tierra.

Un río se pierde en el horizonte.
Hay lejos espacios que llena su agua.
Miradas que en silencio le preguntan lo mismo.

Espero que te guste la foto que he elegido, Fer.

miércoles, 30 de julio de 2008

Todos los caminos



Jugar es tan lícito
como intentar domar
al caballo desbocado
del deseo.
Todos los caminos
convergen en que
tu mano izquierda
estreche a tu derecha.
Un círculo cerrado.
No hay dios.
O sí.
La piel sólo acompaña
un tercio del sendero.
Me acojo a sagrado.
Sé que los temores
marcan mi elección.
Lo acepto.
No derramaré una lágrima
si me aprisiona el espejo.

martes, 29 de julio de 2008

Reina de la noche



Yo tenía quince años el verano en que Miguel Ríos nos hacía vibrar con sus ajustados pantalones de rayas.
Porque también es verano, porque ha pasado el tiempo y estoy un poco melancólica, porque era la primera vez que iba a un concierto, y por alguna que otra noche... os pido que lo escuchéis con el volumen a tope y un gin-tonic (de bombay).
Besos

viernes, 25 de julio de 2008

Definición



Como la sal de frutas,
efervescente, refrescante,
el principio activo
que despliegue la sonrisa
hasta en los días de invierno
o que arranque una lágrima,
fósil en la cárcel del tiempo.
Así me quiero.
No renuncio al calor,
a la manta, una caricia,
el vello de punta al tropezar
con tu mirada.
Vengo a salvarte.
He visto la sombra de la cruz
titubeante al mirar el infinito
por encima de tus hombros.

(Imagen: "Presencia", de Nicoletta)

domingo, 20 de julio de 2008

El gimnasio y la mirada

El gimnasio es ahora el lugar de recogimiento de las almas. Un encuentro con nuestra soledad a ritmo extasiado, sudoroso. Más cansancio, más... No lo sabemos, pero allí vamos para redimirnos de nosotros/as mismos/as. No hay placer en el dolor de las extremidades, los abdominales o los pectorales. No lo sabemos, pero el gimnasio es el cilicio del siglo XXI. Sudar hasta perder de vista el cuerpo. Niebla en el cerebro. Difícilmente se cruzan las miradas, perdidas pero deseosas, en el fondo, de que alguien se apidade y nos libere de nuestro naufragio.

jueves, 10 de julio de 2008

Madreselva enamorada



Pienso a menudo que sólo vivo
en las palabras.
Cuando, como hoy, me acomodo
y desentraño la frase que ha de llenar
la dejadez de este día,
lleno de instantes que no acierto
a procesar.
Ni quiero... ni puedo.
Yo sé que la Luna no tiene ojos.
Jamás la he visto perder el equilibrio
en el universo... por chafardera.
Y entonces, en medio del tráfico,
los ruidos, mi angustia...
he tenido que volver atrás
a adivinar el aroma que me hablaba:
una mezcla de pino, hierbabuena y azahar.
Qué sé yo de los ojos de la Luna...
No la he visto nunca tropezar
... por chafardera.
Pero a mí me ha acariciado, hoy, una espesa
madreselva.
Y algo viene a decir del Universo.
Y de este punto del crucigrama
que me planta cara.
Algo querrá decir.

Adaptación del poema en catalán que titulé "No parlo de llunes" y que está colgado en el bloccatalà . Me gusta más la versión original pero me apetecía probar con la traducción-adaptación.

martes, 8 de julio de 2008

Sequía de palabras

Como últimamente ando un poco en sequía, le agradezco mucho a FernandoSarria que nos mantenga vivos en su blog, con su expo-feria de poesía. Y le agradezco también la bien hallada foto que ilustra el poema "Como la tierra".

Pues eso, Gracias.

viernes, 4 de julio de 2008

Manderley soñado



"Anoche soñé que volvía
a Manderley".
Pedazos de vida, aunque
terribles, me esperaban allí:
el fantasma de Rebeca,
un atormentado Maxim,
la "lesboenamorada" institutriz.
Y la intriga, la duda,
la envidia, la pasión.
El amor.
Soñé con Manderley.
No hay mansión ni misterio
a los que sobrevivir.

(Imagen: fotograma de "Rebeca", de Alfred Hitchcock)

viernes, 13 de junio de 2008

Tu mano luna





Sujétame a este mundo.
Mi rostro sólo existe
si lo moldea tu mano.
Ella es el aire que me falta
para aferrarme al suelo.
La Luna que gravita
en torno y por la Tierra.
Sin las plumas de tus dedos soy
libélula. El globo caído sobre un
cactus que niega su destino.
Mi reino por una mano
experta en nudos marineros,
nudos de colores.
Y por la boca que acuna
la voz que ensaliva los siete
fonemas, siete, por los que mi nombre
ES.


(Imagen: "Amor en el caos II", de Nicoletta)

jueves, 12 de junio de 2008

Planetas en las manos

Conjuro al regazo
de todas mis abuelas.
Hoy me hundo
en su enfaldo y aspiro
los aromas que sólo recuerda
mi caja de música.
Huelo a harina y a sofrito,
a "arbolitos" de bróquil
y a sesos rebozados.
Exhalo el olor a viejo
de mi libro de cuentos,
que nació con las hojas
ya amarillentas, sabias,
y con la dulce mano arrugada
que lo asía,
impresos todos los planetas
del universo en las manchas
de su dorso.
Algún cuerpo celeste empieza
a admirar los anillos de colores
de mis dedos.
No puedo abrir los ojos.
"... y la malvada madrastra
se puso roja de rabia
y amarilla de envidia
y rompió el espejo
en mil pedazos..."
Duermo en aquel regazo.
Cómplice del vacío y del vértigo,
"me río en la cara
del peligro".

martes, 10 de junio de 2008

El amor solo


La lejanía que nos une
es el abrazo que nos mantiene
vivos.
Crece desmelenada una jungla
entre tu geografía y mi universo.
Todo lo que te pienso es el abono
para la tierra que piso de ida y de
regreso.
No es amor la escena de nuestros cuerpos
yaciendo, las manos recordando
tus caminos, los ojos vidriosos
de deseo, la piel agradecida y temerosa
de otra ausencia.
Eso es encuentro. Materialización
recíproca y compartida de dos mundos,
dos afectos, dos anhelos.
No es amor...
Amor es lo que queda
en el recuerdo.
Amor, lo que se dice amor,
es un monólogo de tarde triste
con gin-tonic de bombay.
Silencio.

(Foto: juanjo jiménez)

Definición del DRAE: "Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser".
El Arcipreste de Hita, en el "Libro de buen amor" habla de dos tipos de amor: el "buen amor" (amor de Dios) y el "loco amor" (deseo sexual).

miércoles, 4 de junio de 2008

Cuando el alma recuerda...


Dan las doce en las orillas
del Hades.
Cenicienta no guarda el óbalo
con que pagar a Caronte.
Ha cerrado el baile
y no recuerda el camino
al inframundo.
Cenicienta sabe que siempre
ha estado muerta. Difunta en tiempo
de recreo. Princesa en un traje
prestado.
Pese a apreciar la ausencia
de su cuerpo, Cenicienta
sonríe.
El alma recuerda, sí,
pero, en cada viaje, partes
de sí misma se disgregan
y habitan una dimensión
aparte.
No es pérdida. Es la prueba
irrefutable de que el sentido
existe.
Lo sabe la mano.
La mano y la caricia que rebasa
el placer de los sentidos,
allí donde se confunden Hades
y el mundanal bullicio,
donde no hace falta cruzar
el Aqueronte para llegar a ningún
sitio.
Cenicienta envuelve su alma
en papel de seda y
sonríe.
Guarda la memoria en el cajón
de los siglos y
espera.
A lo lejos suenan, cada vez más
nítidos, los compases de un baile
nuevo.


(Imagen: de "Las ventanas del alma", "Sueña sin dolor", Nicoletta)

domingo, 1 de junio de 2008

Sed de ambrosía



Importa que un día el vetusto
café cogiera prestados nuestros
nombres?
Que tú levantaras la copa
como si nuestra suma no naciera
entonces...
Que yo soltara a mis ojos a otear
otros rostros, a saciarse de voces
perdidas a un tiempo,
como si tú fueras siempre,
como si yo me supiera de memoria
tus besos.
Algún día he de pasar a recoger
mi sombra de mujer viva, confiada,
creyente de amor de instituto
con gotas de perfume de azalea,
que le habla al oído a algún solitario
en el viejo café.
Será cuando la adormidera no renazca
un nuevo mayo y mi silueta sin sombra
tome impulso y se libere firmemente
de sus tallos.

(Óleo "Amantes 105", de Nicoletta)

jueves, 29 de mayo de 2008

Si traspaso el cristal



Si traspaso el cristal
sé qué me espera.
Cerca-lejos, subo-bajo,
encuentro-desencuentro.
No hay paciencia que valga
el final del trayecto: bienvenido
a Desencanto.
Antes que eso,
me trago entero un desierto
inundado, o atravieso el río
de aguas bravas que se ponga
por medio.
Donde no hay valentía, me arrastra
la rabia del ignorante ignorado.
Me tiro de los pelos y pisoteo, exhausta,
el charco-mar eterno que calzan mis pies.
O logro el vacío o que un rayo me fulmine
en el intento. O tal vez consiga, al son
de los golpes que imploran clemencia,
que Gea se apiade y me engulla entera,
hacia dentro, por dentro,
eternamente.

lunes, 26 de mayo de 2008

El dios del sol


Ha saltado el diferencial de la luz. Es domingo. Mierda. Será la tormenta, se habrá quemado algo. Por qué no entenderé nada de electricidad. Me gustaría estar en Matrix y merendarme un programa de electricidad avanzada. Sergi me mira con cara de póker. A quién llamo. Y por qué tengo que necesitar siempre a alguien. Mi mente sigue procesando. Todavía no hablo. Sergi se impacienta. Ya lo tengo: en el seguro del hogar decía no sé qué de atención las 24 horas. Seguro que es una milonga. Voy a probar. A la hora justa llega Heliodoro, Helio para los amigos. Te dejo el paraguas aquí en la entrada, guapa, así no te mojo el piso. Helio dice que ha sido un fallo del horno. Ha dado la luz en el resto de la casa y, tras desmontar el horno, me aconseja que llame el lunes al servicio técnico. Helio hace honor a su nombre. Ha traído la luz de nuevo. Y está encantado de verme. Cómo va a ser éste tu hijo, pero si tú eres muy joven... Helio estaba mirando la carrera. Como si yo supiera de qué carrera habla, le he dicho que ya ya. Sería la del Alonso del cuello grande ese o el otro de la moto, digo. A Helio le gusta mi gato. A Max le gustan todos los hombres que entran en mi casa. Por eso no me fío mucho, de Max. Helio repasa mi comedor. Mira mis fotos. Estos cuadros los has pintado tú, verdad? Se ven diferentes. Helio repite mi nombre una y otra vez mientras escribe el parte técnico. Y éste? No, éste lo pintó mi hijo. Ya. Y el padre...? No, el padre no pinta nada. Y nos reímos, Helio y yo. Ha dejado de llover y con suerte, igual llega al final de la carrera. Digo.

(Imagen: Carrie Anne Moss, la Trinity de "Matrix")

jueves, 22 de mayo de 2008

A través

Cuando la rutina me atrapa
con su guante de esparto,
hay veces que el sentido
se dibuja en la ventana.
Es como un pellizco
que nace del manto telúrico
y que me dice: niña,
en qué estás adormecida.
Era un paisaje de anochecida azul,
añil, lila, grisáceo,
con dos nubes de rostro rizado
y un cíclope urbano al fondo.
Que una ventana sea
mi enlace con el mundo...
La misma vidriera en la que,
otrora,
golpearán con fuerza los brazos
de un zeus enbravecido, envuelto
en rayos, y envidioso
de todos los amores de la tierra.

martes, 20 de mayo de 2008

Saber o vivir?

Qué envidia me dan los muertos.
Héroes que superaron el trance más temido.
Sabios que resolvieron el misterio más oscuro.
Devotos de la única religión posible.
Científicos de la fe.
A mí,
cobarde, ignorante, agnóstica y supersticiosa en vida.
¡Pero qué envidia que me dan los muertos!


Ilustración del alemán Fritz Eichenberg, "Heatchcliff under the tree". Información extraída del blog Chacharas . La elección se debe al tema de la presencia fantasmagórica de su amada y a que es un personaje misterioso e inquietante. ¿Quién no recuerda a Lawrence Oliver en "Cumbres borrascosas"?

Se me había pasado mi cumple en blogger. Fue el 17 de abril. Lo celebro hoy recuperando el primer poemilla que colgué. Y aprovecho para presentaros mi recién nacido bloc català: ReculldeSilencis .

lunes, 19 de mayo de 2008

Fundido



Renuncio a mirarte
porque corro el peligro
de verte.
Y que, de un soplo,
todo el esfuerzo,
el trabajo,
los sueños,
mi gente,
mi casa,
los libros,
el cine,
la danza,
una cita,
una música,
la vida...
... sucumban.
Se reduzcan a cenizas
de un fundido tras la cámara.
Cómo devolver al mundo
estos ojos, ahora inmóviles,
incapaces de doblar la esquina
y liberar una lágrima
robada por el viento.

(Fotografía: juanjo jiménez)

viernes, 16 de mayo de 2008

Arenas de soledad

Escena final con la canción "arenas de soledad" de la película de Benito Zambrano "Habana blues".
Como dice una parte de la letra, yo me pregunto: "¿Cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer?".

"Empezar de nuevo
sin destino y sin tener
un camino cierto que me enseñe a no perder la fe
y escapar de este dolor sin pensar en lo que fue
¿cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer?

[estribillo:]
En lo bello en la verdad de la esperanza
de esta sed de amar
en los sentimientos que se quedan
sueños que perduran
y busqué y subí y fui preso entre las alas del amor
sin distancia y sin recuerdos
en las arenas de esta soledad

Presa de un silencio roto
hijos del amanecer
que nunca alcanzó esa luz, tan confundida en el placer
y cierro los ojos, sólo para comprender
cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer".

jueves, 15 de mayo de 2008

Tablero



He jugado el álfil
por fin.
La diagonal se ha mantenido firme
un instante.
Y vuelta el tablero a rodar.
Confieso que me atrae el color
del arco iris,
engañosa ilusión robada
al blanco y negro.
Cada vez es más difícil mover
pieza. No sé si son los años,
pero ya no hay diferencia
en mi cabeza
entre la noria y el stop.
La última vez que así al caballo
no respondía al camino
en siete. Dice maria que estoy
antigua, que ahora se mueve
en octogonal.
Y mira, chico, estoy aturdida.
Iba a enrocarme para seguir.
Tal vez lo haré. Hoy voy lanzada.
Al fin y al cabo, si queda en tablas,
¿qué más me da?