lunes, 21 de enero de 2008

Siempre es invierno

Siempre es invierno.
Pero a veces es invierno
más que nunca.
Y más que nunca
duelen los pensamientos.

Y es entonces,
en ese estado previo
al desconsuelo,
cuando una caricia tuya
vale lo que el agua
en el desierto,
lo que un sherpa
en el camino
de un territorio ajeno.



(Foto: "Cristales de hielo en el Teide", Carlos J. González Delgado. Fotonatura.org)

7 comentarios:

josé luis cervera dijo...

El tormento que supone el pensamiento, eso es lo que desasosiega, lo que lleva al martirio de esa rotundidad: siempre es invierno, o sea, siempre hace frío. Hace frío en mi cuerpo, que necesita de la energía para sobrevivir, energía en forma de caricia, apenas el roce de otro sentimiento...
Gracias.

Traven dijo...

Me has recordado la canción de la gota de rocío de Silvio Rodríguez, si yo fuera el destinatario de ese poema, desearía siempre la llegada del invierno.

Precioso.

Un beso,
P.

thoti dijo...

.. lo entiendo perfectamente.. ;-)

ynarud dijo...

¡Siempre nooo es invierno!!!! :);)

Lo que si es verdad, es que cuando somos invierno, lo somos con ganas...

"cuando una caricia tuya vale lo que el agua en el desierto" genial

un bes kalido ;)

Pepe Codorniú dijo...

Gracias, Carlota por preocuparte. Ando en ello, un aterrizaje suave a sabiendas que la realidad siempre es áspera. Por ahora sólo leo a los amigos y amigas. Por cierto: el tuyo es un poema sentido, acertado, común.
El valor de las caricias no tiene precio. Yo te dejo la mía.
Un beso.

TOROSALVAJE dijo...

Tienes toda la razón.

Esas caricias, en esos momentos, valen más que el oro.

Besos.

Tesa dijo...

Hola, Carlota. Qué placer perderme entre tus letras y las fotos e imágenes que eliges para ilustrarlas.

He pasado un buen rato y pienso volver para saborearlo de nuevo, pero más despacio.

Cada día escribes mejor. Las dos últimas entradas me han encantado.

Hoy es uno de esos días en que yo también siento "que siempre es invirno"
Besos.