jueves, 28 de febrero de 2008

Introversión


Los que, por ejemplo,
hablamos con los muertos,
como si quisiéramos abordar
lo importante,
solemos sobrevivir, estoicos,
a duros ataques, monólogos
laaaaaargos, interminables...
de quienes no son capaces
de aguantar un silencio.



(Óleo de Júlia Fdez. Sánchez, www.artelibre.net)

6 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

De eso si que soy capaz.

Aguanto los silencios como nadie.

Si no fuera por lo que escribo sería el propio silencio.

Besos.

josé luis cervera dijo...

Podría decirse que todo se reduce a una cuestión de respeto: la de tolerar el silencio del otro. Además de eso, el silencio para mí es importante, es música, ruido incluso o tímidas palabras. En todo caso, bien está el tener uno sus propios silencios, siendo dueños de ellos podemos ver mejor a los demás.
Gracias.

Fernando Sarría. dijo...

es posible determinar la textura, el sabor, el color e incluso su temperatura...no sé yo de silencios...besos.

Persio dijo...

los silencios son tan audibles

thoti dijo...

.. yo también hablo todos los días con muchos vivos que parecen muertos.. ¿lo estarán realmente y me engañan cuando me hablan?.. :-) ..el silencio cuesta sobre todo cuando no queremos encontrarnos con nosotros mismos..
..un beso y feliz fin de semana, Carlota..

Traven dijo...

Pero es que hay silencios que asustan, en estas sociedades de ruido constante, pueden resultar inquietantes..., supongo que será necesario perderse de vez en cuando para recuperar el silencio y el sonido de nuestros propios pensamientos.

Un beso,
P.