miércoles, 12 de marzo de 2008

Camisa al viento

No tengo monedas
con que pagar el precio
de ser camisa al viento.

Cada taco de salida
me impulsa a rastrear
parajes que absorben
mi aliento perdido.

De regreso traspaso,
como un fantasma,
las vidas y los cuerpos
que pasan por mi lado.

Equilibrista con tacones rotos,
serena mi alma reconocer,
como quien logra un himalaya,
superviviente, a lo lejos,
la puerta de esta casa.

He tomado prestada la expresión "camisa al viento" de algún poema de José Luis Cervera. A mí me ha inspirado éste.
No he encontrado imagen lo suficientemente sugerente para acompañar el texto. Agradeceré si alguien se ilumina y me hace llegar alguna.
Gracias por todas las colaboraciones que habéis ido enviando.

4 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Una "camisa al viento" me sugiere falta de libertad, incluso ansia reprimida de libertad, y tambié tristeza por la falta de ello.

Espero que no estés así.

Besos.

Tomás dijo...

hola
bueno, con o sin camisa tendrás que aceptar mi invitación para una gala que estoy celebrando en mi hotel, espero que te guste la sorpresa

unn abrazo

josé luis cervera dijo...

El impulso de la vida diaria nos lleva a veces a considerar a ésta como si de una carrera de velocidad se tratara, con sus tacos de salida y todo. Es en esta competición que apenas o nada los unos miran a los otros, y son tenidos todos como fantasmas o cuerpos que pasan. Es también este impulso diario una cuestión de equilibrismo, de hacer una y mil piruetas para al final ser un superviviente, que simplemente cruza la meta, que a su vez es un nuevo punto de partida.
Gracias.
José Luis

Traven dijo...

Es bellísimo Carlota, una metáfora maravillosa, esa camisa al viento, a la deriva, esos tacones que vuelan hasta reconocer la puerta de la casa.

Me ha encantado.
Un Besazo,
P.