jueves, 6 de marzo de 2008

Heroína, la memoria perdida

Frente al espejo, solo y perdido en su propia mirada, no vio más que su reflejo. ¿Quién eres? ¿Me conoces?, pero nadie respondía… me ahogo, no puedo respirar… Sus pensamientos se amontonaban esperando el anhelado adiós…
Sus ojos encontraron su propio vacío y, asustado, gritó: ayúdame, mamá… y tras la puerta, sus ojos se rebelaron contra ese adiós acechador, y se le acercó como brisa en la mar.
Eres Manuel, recuerdas, el niño de la bici azul… y ahora ya te vas, inicias un largo viaje, donde sólo tú puedes ir. Te has envuelto en tu suave tela blanca… Coge mi mano, te acompañaré hasta el umbral, y tú cruzaras la puerta, llevándote todo mi amor…


Autora del microrrelato: Ynarud
(Foto: "Reflejo", de Bertux, en www.ojodigital.com)

4 comentarios:

Tenos dijo...

See Here or Here

thoti dijo...

.. que relato tan bueno de Ynarud.. te quedas clavado con la última frase.. clavado, sin esperarlo: paralizado..

Tesa dijo...

La bicicleta azul pone un toque de color en este retrato inquietante en blanco y negro de una pesadilla que trnascurre entre sombras y reflejos.

Me gusta mucho. Y me desconcierta.

Traven dijo...

Muy triste, muy duro, muy amargo..., pero sobre todo muy bello Ynarud. Con esa sensibilidad que sólo tú tienes.

Un besazo,
P.