domingo, 9 de marzo de 2008

Nos lo debíamos

Para poder hablar de ella debo remontarme en los recuerdos. Yo la llamaba por teléfono, le hablaba de mis deseos y ella me decía que me amaba pero que no podía estar conmigo, que no podía seguir sus instintos, que sólo quería ser mi amiga.

Cuando decidía dar el caso por perdido y asumir que con ella por mucho que me gustaba no íbamos a pasar a mayores y dejaba de llamarla, aparecía con todo su esplendor a calentarme de nuevo el fuego y a decirme de su amor y de su necesidad de mí....

¿Por qué dejé de creerla? no lo sé, pero cuando veía su número en mi móvil colgaba o dejaba que sonara, sus mensajes eran dolorosos y además tenían el sabor dulce de la venganza.

Todo esto no hubiera significado nada si no la hubiera encontrado un par de años después en una fiesta de fin de año a la que acudí solo...ella vino a saludarme, me sorprendió, seguía deseándola pero me hice de momento esquivo y frío, además traía compañía, su marido para más INRI al cual me presentó, deduje que era la incógnita que nos había separado y con sus palabras me lo ratificó. A las dos horas de la fiesta estaba yo en la sala de billar de la casa, ¡vaya casa por cierto!, cuando me agarro por detrás y se me llevó a una de las varias habitaciones que tenía en el primer piso la mansión...sin mediar palabra fui agasajado con su cuerpo y su deseo hasta llegar al coito...la verdad que fue estupendo...al acabar me dijo...nos lo debíamos...y se fue.
Nunca más la he vuelto a ver ni a saber de ella.


Autor: EryxBronte

4 comentarios:

Eryx Bronte dijo...

Gracias Carlota..besos.


Eryx.

Dumuro dijo...

See Here

Fabiana dijo...

hermoso! y tan posible como agridulce..
besos!

Tesa dijo...

A veces es más inquietante la sombra de ese deseo insatisfecho toda la vida, que consumar el deseo. Creo que eso debió penssar ella.

Besos,