martes, 4 de marzo de 2008

Ser visto



Con la luz de una modesta bombilla,
reconozco lo que me rodea:
los objetos de mi cuarto,
mis propias manos, las paredes.

Con la vieja y amarilla bombilla
de mi cuarto
consigo iluminar casi todo...
Hasta puedo ver mi rostro
en el espejo y abandonarme,
dejar en el suelo la pesada carga
y ser visto por los demás
como lo son las demás cosas:
fugazmente.


Autor: PepeCodorníu


(Fotografía: "bombilla y agua", de Digirichy, en www.ojodigital.com)




4 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Para el señor Pepe Codorniú un aplauso.

Este poema es uno de los mejores que he leído en mucho tiempo.

Es enorme, desgarrado pero real a la vez.

Una maravilla.

Reitero mi aplauso.

Tesa dijo...

A esa luz todo parece más íntimo, más cálido, como este bello poema que invita a la reflexión y al silencio.

Me encanta, Pepe.

Besos.

thoti dijo...

.. que bien suena ese "fugazmente".. evoca un montón de melancolía..
.. felicidades para Pepe y gracias a ti Carlota por compartirnos otras sensaciones..

Traven dijo...

Una bombilla que se convierte en el sol de un universo cerrado, pequeño e íntimo.

Muy bello.
P.