lunes, 17 de marzo de 2008

Tránsito-transito


Prefiero el otoño.
La primavera me aturde.
Me vuelve del revés.
Me habla al oído, juguetona,
hiriente, altiva.
Me recuerda que ella sí sabe
renacer, y no una vez:
miles, millones, infinitas...
Llevo clavado ese zumbido
que sólo el estío atenúa,
como un láser,
con cada rayo de sol que me alimenta.

8 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Que envidia la eternidad de la primavera. Es verdad.

Precioso.

Besos.

Fernando Sarría. dijo...

reconozco mi debilidad...me acostumbro a revivir todos los días y siento abril como el fogonazo en que todo hierve...soy un acto más de ella y las abejas me hacen ser el polinizador de la palabra, de esas que sostienen el color y dan de comer como las hogazas de pan de leña...abril nos espera señores ..prestos al sabor de la vida..besos.

Tesa dijo...

Reconozco que la primavera puede ser tan estimulante como estos versos, pero soy también más de otoños, tanta explosión de colores, de insectos, de polen, de vida al fin..., me apabulla.

Y eso que nací en abril.

Tu poema sí me ha gustado, como uno de esos días claros y fríos de otoño. Besos, Carlota.

Fabiana dijo...

ahh carlota, yo revivo en primavera! pero el otoño.. cuando el sol tibio y timido de las tardesitas, acompaña mis nostalgias me siento mas propensa a la meditacion y tambien me gusta eso... tus palabas son muy lindas y la imagen.. tambien!!!
besoS!

josé luis cervera dijo...

Tendría que releer algún texto tuyo sobre el otoño, creo recordar alguno. Pero es cierto, sólo la idea del renacer ya es lo suficientemente estimulante para poner al más pintado del revés.
Está bien la idea del zumbido, me lleva al querer ser insecto en un valle de flores.
Gracias.

Salar dijo...

See here or here

Tomás dijo...

yo también vivo más en el otoño que en primavera, qizá sea porque soy de tierras del norte donde casi siempre parece ser otoño y la primavera es una estación tan fugaz que presta a pocas alegrías ya que la vida, tal como anda, da más para penas que para felicidad

un abrazo

Enredada dijo...

prefiero la primavera... el otoño entristece mi alma