miércoles, 5 de marzo de 2008

Un día cualquiera


Todo está cubierto de un manto de monotonía.
Hoy amaneció un día soleado.
Todo corre deprisa.
El metro se ha detenido en la estación,
no será mucho el tiempo que pare.
Huele a café recién hecho.
Ahora sé que podría reconocer tu aroma
en todas las esquinas.
No me interesa la primera plana del periódico,
ni si volvió a subir el recibo de la luz.
Los surcos de mis manos me recuerdan que,
de momento, no soy eterno.
Miro tu foto. Te señalo.
No tengo planos, pero podría tasar
el valor de cualquier tesoro.
Pasaré el límite de la ciudad.
Intentaré no llegar muy tarde.
Acaso sólo estoy buscando,
un poco de sombra en el camino.
Vaya donde vaya, buscaré por valles y colinas,
hasta que dé con la senda que quisiera seguir.
Te diré hola si volvemos a cruzar nuestros caminos.


Autor: Thoti


4 comentarios:

Tesa dijo...

Thoti el poeta, el que puede tasar cualquier tesoro, porque es un coleccionista de instantes únicos.

No necesita que sea un día especial, porque él es especial un día cualquiera.

Me gusta la cadencia de su prosa, donde aparentemente no ocurren demasiadas cosas y bulle el universo.

Me encanta, poeta.

Besos.

Maribel Sánchez dijo...

Hola Carlota
Vengo a decirte que ya formas parte del blog : Nuestra poesía.

Besos

Faramalla dijo...

Qué difíciles son algunos holas.

Trini dijo...

Cuando añoramos a alguien, aunque sepamos que no ha de volver, siempre lo buscamos, por si el azar nos es propicio. Lo que sucede es que hay ocasiones en que buscando, buscando, rozamos el delirio.
Saludos