miércoles, 2 de abril de 2008

Amiga



Tomo prestado de tus labios
un susurro de aliento.

Cuando mi corazón de nuez
apenas bombea,
dibujo tu silueta en la penumbra.
Cierro los ojos e imagino:
la tenue presión de tu mano,
la música de una palabra.
Cierro los ojos y sueño.

Y de tus labios,
tomo prestado un susurro, sólo uno,
de aliento.

12 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Cuando lo lea llora.

Que bonito.

Besos.

Fernando Sarría dijo...

siempre hay que esperar eso...un impulso en un amigo que te empuja o te sostiene..besos.

Tesa dijo...

Maravilloso, Carlota.

Un abrazo,

Traven dijo...

A veces encontramos la vid, su propia razón en apenas un susurro. Precioso, Carlota.

Un besazo,
P.

Pescador dijo...

Tomo prestado de tus labios
un susurro de aliento......Oh, que fragilidad de letras Carlota y con tanto contenido, cuantas veces hemos pedido prestados, otras robados,susurros de alientos.Hermoso.
Recibe un abrazo con susurros.

Trini dijo...

Pues si en verdad es amiga, te dará no sólo uno, sino todos los susurros que necesites.

Besos

PD: Estoy pensando lo de Versos. Por ganas de ir no va a quedar...

ynarud dijo...

Molt bonic, tendre, meravellós... un sentiment difícil de trobar i compartir... espero que sempre tinguis aquesta paraula de ale, aquest xiuxiuejà de no soledat.


un bessssssssss ;)

josé luis cervera dijo...

Para los antiguos caballeros medievales el aliento era la fuerza que los sostenía en pie, tal y como estaban presos en aquellas corazas metálicas que imposibilitaban sus movimientos. Para ellos, como para muchos, el sentimiento del amor no andaba muy lejos del de la batalla, y de ahí la fuerza del aliento, como en un círculo sin principio ni final, como este poema circular.
Saludos.

Grogal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here

Codorníu dijo...

Espero que el aliento no empañe el cristal donde te miras. Yo te mando toneladas. Frota un poquito el vaho, que quiero seguir viéndote.
Un beso.

Tomás dijo...

Carlotta, precioso, precioso, te felicito

un abrazo

Fabiana dijo...

en lo pequeño en lo casi intangible puede estar la energia magica de la amistad.