viernes, 16 de mayo de 2008

Arenas de soledad

Escena final con la canción "arenas de soledad" de la película de Benito Zambrano "Habana blues".
Como dice una parte de la letra, yo me pregunto: "¿Cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer?".

"Empezar de nuevo
sin destino y sin tener
un camino cierto que me enseñe a no perder la fe
y escapar de este dolor sin pensar en lo que fue
¿cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer?

[estribillo:]
En lo bello en la verdad de la esperanza
de esta sed de amar
en los sentimientos que se quedan
sueños que perduran
y busqué y subí y fui preso entre las alas del amor
sin distancia y sin recuerdos
en las arenas de esta soledad

Presa de un silencio roto
hijos del amanecer
que nunca alcanzó esa luz, tan confundida en el placer
y cierro los ojos, sólo para comprender
cuánto aguanta un corazón sin el latido de creer".

9 comentarios:

ynarud dijo...

Genial. No la conocia... soy torpe para los musiocs.

;)

TOROSALVAJE dijo...

No mucho verdad?

Besos.

Anónimo dijo...

Pues aguanta toda una vida, pero no preguntes como.
Qué tal es la peli?
Petonets
Dora

carlota dijo...

Aquí te paso la crítica del 39 escalones: la peli no vale gran cosa pero la banda sonora es muy buena.
Pero yo, que soy profana en estos y en tantos temas, pasé un buen rato con la historia que se explica. A mí me gustó. Pero también me gustó "Elegy", y los críticos la ponen verde. Yo es que soy muy simple. Digo.
Petonets

Trini dijo...

No sé cuánto aguantará, nunca lo he probado; pero qué triste me parece que le suceda eso a un corazón...

Besos

Elisa dijo...

Ayyyy qué canción mas chula!!! Me encanta, me encanta, es la mejor de toda la banda sonora. Un besico!!

Tesa dijo...

Aguantar, aguanta pero haciendo equilibrios en la cuerda floja.

La peli, no es una obra maestra, pero se pasa un buen rato.

Y hay temas como éste que bien valen una revisión.

Besos.

Fernando Sarría dijo...

la peli es normal pero la música es una maravilla...besos.

39escalones dijo...

Bueno, bueno... La película padece de algunos lugares comunes y mucha, muchísima previsibilidad. Eso sí, para gustos los colores. Y desde luego, sólo por la banda sonora, merece la pena verla.
Besos