jueves, 29 de mayo de 2008

Si traspaso el cristal



Si traspaso el cristal
sé qué me espera.
Cerca-lejos, subo-bajo,
encuentro-desencuentro.
No hay paciencia que valga
el final del trayecto: bienvenido
a Desencanto.
Antes que eso,
me trago entero un desierto
inundado, o atravieso el río
de aguas bravas que se ponga
por medio.
Donde no hay valentía, me arrastra
la rabia del ignorante ignorado.
Me tiro de los pelos y pisoteo, exhausta,
el charco-mar eterno que calzan mis pies.
O logro el vacío o que un rayo me fulmine
en el intento. O tal vez consiga, al son
de los golpes que imploran clemencia,
que Gea se apiade y me engulla entera,
hacia dentro, por dentro,
eternamente.

5 comentarios:

Pescador dijo...

....si traspaso el cristal me espera un mar azul.....
Pasaba a dejarte un abrazo y a deleitarme con tu escrito.

TOROSALVAJE dijo...

Pero que taconeo de palabras, que furia y salero....

Carlota en ebullición.

Genial.

Besos.

Fernando Sarría dijo...

o sólo un poco más de tristeza tras la empalizada...nunca se sabe donde espera el viento, ni donde la próxima amargura...pero saber que hay critales que rompen las venas es bueno aunque seamos buscadores de ámbar y huyamos de refriegas...besos con pálpito

Estel_Julià dijo...

Carlota,


Todo un ensayo flamenco.

Me ha gustado y la foto elegida muy acertadamente.


Un abrazo,


Estel J.

Sandra Garrido dijo...

Todo un despliegue de sin sentidos sentimientos, furia y rabia contenidas se abren paso en este contundente y taconeado poema.

Un abrazo