viernes, 13 de junio de 2008

Tu mano luna





Sujétame a este mundo.
Mi rostro sólo existe
si lo moldea tu mano.
Ella es el aire que me falta
para aferrarme al suelo.
La Luna que gravita
en torno y por la Tierra.
Sin las plumas de tus dedos soy
libélula. El globo caído sobre un
cactus que niega su destino.
Mi reino por una mano
experta en nudos marineros,
nudos de colores.
Y por la boca que acuna
la voz que ensaliva los siete
fonemas, siete, por los que mi nombre
ES.


(Imagen: "Amor en el caos II", de Nicoletta)

jueves, 12 de junio de 2008

Planetas en las manos

Conjuro al regazo
de todas mis abuelas.
Hoy me hundo
en su enfaldo y aspiro
los aromas que sólo recuerda
mi caja de música.
Huelo a harina y a sofrito,
a "arbolitos" de bróquil
y a sesos rebozados.
Exhalo el olor a viejo
de mi libro de cuentos,
que nació con las hojas
ya amarillentas, sabias,
y con la dulce mano arrugada
que lo asía,
impresos todos los planetas
del universo en las manchas
de su dorso.
Algún cuerpo celeste empieza
a admirar los anillos de colores
de mis dedos.
No puedo abrir los ojos.
"... y la malvada madrastra
se puso roja de rabia
y amarilla de envidia
y rompió el espejo
en mil pedazos..."
Duermo en aquel regazo.
Cómplice del vacío y del vértigo,
"me río en la cara
del peligro".

martes, 10 de junio de 2008

El amor solo


La lejanía que nos une
es el abrazo que nos mantiene
vivos.
Crece desmelenada una jungla
entre tu geografía y mi universo.
Todo lo que te pienso es el abono
para la tierra que piso de ida y de
regreso.
No es amor la escena de nuestros cuerpos
yaciendo, las manos recordando
tus caminos, los ojos vidriosos
de deseo, la piel agradecida y temerosa
de otra ausencia.
Eso es encuentro. Materialización
recíproca y compartida de dos mundos,
dos afectos, dos anhelos.
No es amor...
Amor es lo que queda
en el recuerdo.
Amor, lo que se dice amor,
es un monólogo de tarde triste
con gin-tonic de bombay.
Silencio.

(Foto: juanjo jiménez)

Definición del DRAE: "Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser".
El Arcipreste de Hita, en el "Libro de buen amor" habla de dos tipos de amor: el "buen amor" (amor de Dios) y el "loco amor" (deseo sexual).

miércoles, 4 de junio de 2008

Cuando el alma recuerda...


Dan las doce en las orillas
del Hades.
Cenicienta no guarda el óbalo
con que pagar a Caronte.
Ha cerrado el baile
y no recuerda el camino
al inframundo.
Cenicienta sabe que siempre
ha estado muerta. Difunta en tiempo
de recreo. Princesa en un traje
prestado.
Pese a apreciar la ausencia
de su cuerpo, Cenicienta
sonríe.
El alma recuerda, sí,
pero, en cada viaje, partes
de sí misma se disgregan
y habitan una dimensión
aparte.
No es pérdida. Es la prueba
irrefutable de que el sentido
existe.
Lo sabe la mano.
La mano y la caricia que rebasa
el placer de los sentidos,
allí donde se confunden Hades
y el mundanal bullicio,
donde no hace falta cruzar
el Aqueronte para llegar a ningún
sitio.
Cenicienta envuelve su alma
en papel de seda y
sonríe.
Guarda la memoria en el cajón
de los siglos y
espera.
A lo lejos suenan, cada vez más
nítidos, los compases de un baile
nuevo.


(Imagen: de "Las ventanas del alma", "Sueña sin dolor", Nicoletta)

domingo, 1 de junio de 2008

Sed de ambrosía



Importa que un día el vetusto
café cogiera prestados nuestros
nombres?
Que tú levantaras la copa
como si nuestra suma no naciera
entonces...
Que yo soltara a mis ojos a otear
otros rostros, a saciarse de voces
perdidas a un tiempo,
como si tú fueras siempre,
como si yo me supiera de memoria
tus besos.
Algún día he de pasar a recoger
mi sombra de mujer viva, confiada,
creyente de amor de instituto
con gotas de perfume de azalea,
que le habla al oído a algún solitario
en el viejo café.
Será cuando la adormidera no renazca
un nuevo mayo y mi silueta sin sombra
tome impulso y se libere firmemente
de sus tallos.

(Óleo "Amantes 105", de Nicoletta)