domingo, 1 de junio de 2008

Sed de ambrosía



Importa que un día el vetusto
café cogiera prestados nuestros
nombres?
Que tú levantaras la copa
como si nuestra suma no naciera
entonces...
Que yo soltara a mis ojos a otear
otros rostros, a saciarse de voces
perdidas a un tiempo,
como si tú fueras siempre,
como si yo me supiera de memoria
tus besos.
Algún día he de pasar a recoger
mi sombra de mujer viva, confiada,
creyente de amor de instituto
con gotas de perfume de azalea,
que le habla al oído a algún solitario
en el viejo café.
Será cuando la adormidera no renazca
un nuevo mayo y mi silueta sin sombra
tome impulso y se libere firmemente
de sus tallos.

(Óleo "Amantes 105", de Nicoletta)

8 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Que llegue pronto ese día Carlota.

Besos.

Trini dijo...

Que tristeza no ver renacer un nuevo mayo... Tan triste como permanecer perpetuamente asida a esos grisses tallos.

Un abrazo

Fernando Sarría dijo...

recoger lo olvidado o aquello que todavía guarda cicatrices?...nunca es bastante tiempo, bastante lluvia, bastante olvido...besos.

ynarud dijo...

Ya estás viva Carlota, y la sombra va siempre contigo, la de mujer viva digo, o quizás no te has dado cuenta que si miras detrás de ti no ves el camino andado. Y encima en tacones de un palmo en terreno abrupto.
El café lo puedes tomar con las amigas (ya sé que no es lo mismo, jajaja) y nosotras alzaremos la copa.
Y ese solitario del café, estate tranquila, cuando despierte de echar la cabezadita en la barra, ya se dará cuenta…

;)


PD.cuando quedamos para hablar al oído a algún solitario en el viejo café. jajaja

lanobil, dijo...

La única silueta que adivino de tus palabras, es una voluptuosa y exhuberante enredadera de luz totalmente libre. Pero sólo es lo que yo veo que desprendes...
Un saludo y espero que puedas visitarme.

39escalones dijo...

Algunos todavía andamos sedientos.
Besos

Elisa dijo...

El recuerdo nos araña, nos escuece... el recuerdo de lo hecho, o el interrogante de lo que no llegó a hacerse.

Precioso Carlota.

Un besico.

*elisa*

entrenomadas dijo...

La sed, la sed de tantas cosas, sed de olvido, de memoria, de lluvia.

Muy bello poema, "muy especial".

Un café virtual, si aceptas ahora mismo.


Besos,
M