viernes, 13 de junio de 2008

Tu mano luna





Sujétame a este mundo.
Mi rostro sólo existe
si lo moldea tu mano.
Ella es el aire que me falta
para aferrarme al suelo.
La Luna que gravita
en torno y por la Tierra.
Sin las plumas de tus dedos soy
libélula. El globo caído sobre un
cactus que niega su destino.
Mi reino por una mano
experta en nudos marineros,
nudos de colores.
Y por la boca que acuna
la voz que ensaliva los siete
fonemas, siete, por los que mi nombre
ES.


(Imagen: "Amor en el caos II", de Nicoletta)

11 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Me has conmovido Carlota.

Un beso.

Elisa dijo...

Un poema dulce, lleno de necesidad. En sus versos se siente la mano delicada, y se dibujan las letras de tu nombre.

Un saludico!!

Fernando Sarría dijo...

o el fluir perpetuo del deseo y la espera....siete como número mágico para abrir tu cuerpo y tus sueños...besos.

Pescador dijo...

..No hay nada como un buen nudo marinero, firme en la amarra y facil de soltar.
Pasaba a disfrutar de tus letras y a dejar un abrazo marinero.

josé luis cervera dijo...

"Mi reino por una mano", tal es la necesidad de amar y de sentirse amado. La mano, herramienta de barro, "mi rostro sólo existe si lo moldea tu mano". Bello.

Saludos.

mos dijo...

Apasionado poema Carlota. Con esa pasión-amor que nos hace seguir o que nos hunde si nos falta. Tu reino por una mano que te acaricie, te palpe y te haga sentir.
Lo dicho, todo pasión.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Anónimo dijo...

para ser viernes 13 no está mal... qué pasada!!!
Menos mal que "los escribes sin prentensiones" que si no...
jj

Ignacio Bermejo dijo...

Bello poema de amor. Me gustó mucho leerte, querida carlota. Un Beso

Trini dijo...

La mano, el roce, la caricia; nuestro apoyo...

Besos

Paco dijo...

Una mano luna y un poema río, por que como dice Fernando, el deseo fluye en tus versos y el poema fluye como corriente que nos acompaña.

Estaba ausente y me alegro de volver a encontrarte.

Un beso,

Paco (ex-traven)

Tesa dijo...

Me paseo entre tus versos y me gustan todos, pero éste me llega más adentro, porque hay algo misterioso y genial en él.

No me extraña que vivas en las palabras, ya haces lo que quieres con ellas. Es hermoso como las domas.

Una vez vi en la luna una mujer antigua que me miraba. Nadie me creyó.

Un abrazo, Carlota.