domingo, 20 de julio de 2008

El gimnasio y la mirada

El gimnasio es ahora el lugar de recogimiento de las almas. Un encuentro con nuestra soledad a ritmo extasiado, sudoroso. Más cansancio, más... No lo sabemos, pero allí vamos para redimirnos de nosotros/as mismos/as. No hay placer en el dolor de las extremidades, los abdominales o los pectorales. No lo sabemos, pero el gimnasio es el cilicio del siglo XXI. Sudar hasta perder de vista el cuerpo. Niebla en el cerebro. Difícilmente se cruzan las miradas, perdidas pero deseosas, en el fondo, de que alguien se apidade y nos libere de nuestro naufragio.

7 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Muchas veces lo utilizo para sedar el cerebro.

Dolor a cambio de paz.

Besos.

Trini dijo...

Aunque nunca pisaré uno, si estoy de acuerdo que cada vez tienen más adeptos:):)
Nuevos tiempos, nuevas formas...

Un abrazo

Pescador dijo...

y lo único que realmente dejamos es el sudor y nos llevamos el dolor...dolor de no poder moldear el cuerpo como quisieramos.
Un abrazo gimnastico.

josé luis cervera dijo...

El culto al cuerpo y el culto al alma son dos cosas distintas. Sin embargo la expresión cuerpo y alma es hermosa, y manifiesta crecimiento no exento de dolor, nada que ver con la superficialidad de los cuerpos en el gimnasio, exigencia de esta sociedad que demanda competitividad.

Saludos

Loser dijo...

Castigar el cuerpo para acomodar al alma.
Saludos

ynarud dijo...

A mi lo del gimnasio no me motiva, me van los deportes donde haya una pelota, basket, futbol sala... y en especial la montaña. En la montaña siento ser la que se esconde dentro de mi.

;)

Tesa dijo...

Me gusta caminar, nadar y hace algún tiempo montaba a caballo, pero me pones un gimnasio delante y bostezo de aburrimiento. Odio sudar y machacarme en un sitio cerrado haciendo cosas repetitivas.

Pero una vez lo intenté. Y no conseguí moldear mi cuerpo, falta de entusiasmo y disciplina, pero saqué bastante material literario.

Carlota, todavía sigo en Madrid. Está siendo muy largo. Espero estar la primera semana de agosto SUDANDO mientras monto mi nueva casa en Barcelona.

Un beso y pásalo bien.