jueves, 10 de julio de 2008

Madreselva enamorada



Pienso a menudo que sólo vivo
en las palabras.
Cuando, como hoy, me acomodo
y desentraño la frase que ha de llenar
la dejadez de este día,
lleno de instantes que no acierto
a procesar.
Ni quiero... ni puedo.
Yo sé que la Luna no tiene ojos.
Jamás la he visto perder el equilibrio
en el universo... por chafardera.
Y entonces, en medio del tráfico,
los ruidos, mi angustia...
he tenido que volver atrás
a adivinar el aroma que me hablaba:
una mezcla de pino, hierbabuena y azahar.
Qué sé yo de los ojos de la Luna...
No la he visto nunca tropezar
... por chafardera.
Pero a mí me ha acariciado, hoy, una espesa
madreselva.
Y algo viene a decir del Universo.
Y de este punto del crucigrama
que me planta cara.
Algo querrá decir.

Adaptación del poema en catalán que titulé "No parlo de llunes" y que está colgado en el bloccatalà . Me gusta más la versión original pero me apetecía probar con la traducción-adaptación.

7 comentarios:

josé luis cervera dijo...

Me provoca la relación ojos-equilibrio, se podría indagar sobre ello.
El otro día leí la entrevista a un gurú en la contraportada de un periódico, decía algo así así como pobre de aquel que en su vida no tiene casualidades o conexiones. Y de alguna manera tiene razón: las señales están ahí, sólo hay que mirarlas con esos ojos que no nos han de hacer perder el equilibrio.

Saludos

Fernando Sarría dijo...

dejate acariciar por todo lo que te llegue dentro...por la piel y los aromas descubrimos nuevos mundos...besos

la hechicera de la luna dijo...

Pues agradecida de la traducción o me habría perdido está maravilla en verso. Enhorabuena.

TOROSALVAJE dijo...

Es una maravilla. Me encanta Carlota.

Vivir en las palabras es un privilegio.

Besos.

ynarud dijo...

Perfecta la traducción-adaptación.


un bes

elkaos dijo...

Me ha gustado mucho el uso de "chafardera", de veras.

saludos

AZUL dijo...

La luna no tiene ojos, un par, no tienes miles porque todos la tenemos en mente y corazón...hermosas tus letras y esa imagen direccionada a la madre selva es inifinita...