viernes, 4 de julio de 2008

Manderley soñado



"Anoche soñé que volvía
a Manderley".
Pedazos de vida, aunque
terribles, me esperaban allí:
el fantasma de Rebeca,
un atormentado Maxim,
la "lesboenamorada" institutriz.
Y la intriga, la duda,
la envidia, la pasión.
El amor.
Soñé con Manderley.
No hay mansión ni misterio
a los que sobrevivir.

(Imagen: fotograma de "Rebeca", de Alfred Hitchcock)

4 comentarios:

Fernando Sarría dijo...

o todo vuelve....siempre...besos.

josé luis cervera dijo...

Este tipo de sueño perfectamente podría estar dentro del campo cerrado de la pesadilla, de esa mansión, de ese microcosmos de claustrofobia, que suponen a veces los retazos de la vida y de los cuales difícilmente podemos huir.

Saludos.

Trini dijo...

Curiosamente, hoy he soñado con mi visita a un castillo, no recuerdo qué hacía allí, pero llevo todo el día con el sueño, roto, en la mente.
No, no era Manderley, pero igual de inquitante.

Besos

39escalones dijo...

Una de las peores pesadillas, un cuento infantil despojado de lo amable y lleno de temores. Me gusta que el cine impregne vuestros poemas, o viceversa.
Besos