jueves, 21 de agosto de 2008

La incertidumbre



Deprisa, deprisa...
Vivir a ritmo de sueño.
Imágenes inconexas,
el hombre del paraguas
gris,
patear las calles y llegar a un viejo
caserón,
la puerta abierta,
nadie se mira,
el lenguaje sólo existe para comunicar
en la distancia, vía móvil,
mientras tú resistes, triste,
estoica, la mirada ciega,
y las manos atadas.
Quién se acuerda de las lágrimas,
de mirar, tocar, besar,
de perder un tiempo contigo,
de dar la mano.
Son las doce y tengo tanto que leer,
espera, más tarde te cuento,
más tarde...

(Imagen de la película "Before born")

2 comentarios:

Fernando Sarría dijo...

siempre hay alguien que te sabe esperar....besos.

josé luis cervera dijo...

Bien por este texto que adecua convenientemente la forma con el contenido; de la descripción impresionista de los primeros versos a esa reflexión que nos hace pensar que lo mejor de todo es estar en el camino correcto, sin prisas, dejando que las cosas fluyan con naturalidad y sobretodo no obviando el roce de los cuerpos, esa comunicación, ese perder un tiempo contigo.

Saludos