miércoles, 26 de noviembre de 2008

Imaginario de Isolda



Sólo en él encuentra una espalda paciente,
receptiva, que entiende lo que Isolda
crea con el simple roce de los pezones
- a veces tensos, otras en suave relax sonrojados-
o con su manía de dibujar paisajes con los dedos.
Él sonríe o habla en susurros, lenguaje del deseo,
con lo que aumenta su interés por contarle esta historia:
cómo su cuerpo y el de ella juegan a escalarse y las bocas
son el tajamar de proa que hiende las aguas, el agua.
De él, sólo de él, acepta la savia que en ella, sólo en ella,
no ha de tornarse ácida. Dulce néctar.
De él, sólo de él. El que le lee el alma en cada caricia,
en cada murmullo, en cada embestida.


En la onomástica, Isolda es nombre femenino de origen germano para referirse a "la guerrera fuerte y dominante".

lunes, 24 de noviembre de 2008

Levantarse



Insuperable, el tedio de una tarde
se cuelga de mis hombros.
El silencio de un domingo cualquiera
puede asediarte e incrustarte el hastío en la garganta.
Hay cierto regodeo en la contemplación
de los desagües de un día de lluvia en el asfalto.
Hasta que tomo conciencia de mis propios sumideros,
atascados, tendentes a la rabia y al vómito.
Existen lodazales de obligado paso en los que revolcarse
y gritar. O ahogarse en el silencio.
Tal vez si tu pulgar desdibujara el "gloss" de mis labios
en círculos continuos podría levantarme
y clavar mi tacón de aguja en el corazón del miedo.

viernes, 21 de noviembre de 2008

+UNO, libro de poemas




Me hace ilusión presentaros el libro de poemas del amigo poeta José Luis Cervera (elalmadelascosas).
Son poemas que José Luis ha ido publicando en su blog y que se mudan al libro impreso con un complemento colorista y sugerente como son las ilustraciones de Gabriela Trejo.
A mi entender, el poeta recrea su visión del mundo y su especial manera de traducir su yo interior a través del mundo de los sueños y de la comunión con el universo y la naturaleza. Todo es uno, todos somos uno, +UNO.

Os dejo una muestra con el poema "TOCO CERCANO" y la ilustración de Gabriela que encabeza este post:

Conforme a tu propio universo,
bajo los espectros de las estrellas,
toco cercano tu vasto continente
como arena de tiempo que dulce
se entrega al mar.

Camino por el sendero de piedras
que es rastro de cometa, ingravidad
cero, y en los mares lunas agujeros
de tus ojos, recojo el dulce fruto,
el silencio de las estrellas que se mueren.

Despiertos los ojos de líquida materia
descubro a Ella, la arropo y la cuido
del viento airado, de la lluvia de asteroides;
Ella, que me mira como amor y universo
alcanzado, como cuerpo que resplandece.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Sincronízate conmigo

El tiempo se ríe de mí.
Mi amor, el tiempo
nos separa.



Una balsa de aceite por la que me deslizo
con los pies desnudos.
Y el tiempo, socarrón, me mira de reojo.
Fuma en puro y critica mi anarquía en el vestir.
No te vistas de colores ni pruebes combinaciones
de aires libertinos. Que no eres una chavala.
Caerás, como todas. Te dejé el traje chaqueta triste,
los zapatos salón y un abrigo a lo chanel
en la percha de tu cuarto.
No me jorobes, tiempo. Renueva tu aire machista
y ponte a ayudar a las horas.
Tú, tirado en la butaca mientras los anacronismos,
las "desincronías", se apoderan de mi ciudad en la noche.
Vamos a contratiempo mendigando amor.
Ajústanos el compás.
Tengo los labios partidos de tropezar
con vidas que van cuando yo vuelvo.

Sincronía: "coincidencia de hechos o fenómenos en el tiempo" (definición del DRAE)

jueves, 13 de noviembre de 2008

En tus manos, la palabra




Siempre es posible leerte de otro modo.
Me aprisionas las manos porque quieres liberarte.
Me besas con la boca llena
de todo lo que nunca has nombrado.
La carne expresa un ritual de sobras conocido.
Pero es cuando las bocas y los brazos se hacen agua
que empiezo a sentirte.
Te evaporas en cuanto tus ojos miran
y activas la razón de tu misterio.
Prueba a mirarme con la fuerza de tus manos.
Te aseguro que no harán falta palabras.

martes, 11 de noviembre de 2008

Éste es Fernando Sarría



FERNANDO SARRÍA, EL POETA-HOMBRE QUE SE DEBATE ENTRE LA CARNALIDAD-TSUNAMI Y LA CONTEMPLACIÓN A TRAVÉS DE LOS OJOS DE LOS PUENTES


"No sé por qué mis manos cometen el error de las hormigas
y buscan alrededor de tu cuerpo su supervivencia".

(De su libro: "El error de las hormigas")

Os presento a Fernando Sarría. Para mí es importante, porque con él recuperé el gusto por las palabras y me reinventé. Fue hace casi dos años, navegando por la red, que tropecé con su blog y me enganchó su poesía. Y después, me cayó bien el chico, su sencillez, su buen talante. Aunque dice él mismo que tiene golpes de genio. Seguro que sí.
El vídeo es una entrevista que le hace Antón Castro en "Borradores".
PD: podéis encontrar su libro "El error de las hormigas", publicado por Eclipsados, que bien podría titularse "El error de las hormigas o es verano en Zaragoza".

QuejiDo



Las ramas del aspirante a roble
son tus brazos aquel atardecer frío,
tus ojos y los míos ante unos girasoles secos.
No he olvidado que tú me hablaste del quejigo.
Y me enamoré de la sonoridad de esos fonemas
deslizándose en tu boca.
Del color rojizo del invierno a tu lado.
Cómo puede un árbol hablarme de ti
y humedecer mis pupilas en cada manto de nieve.
Pasan los inviernos y tú me hablas de otros bosques.
Te imagino plagiando la luz del ocaso a golpe de Nikon.
Me hablaste del quejigo y me enamoré de sus ramas
y de aquel invierno que hoy me grita el paisaje.


(Foto: "Quejigo andaluz a contraluz", de Eliseo Ros, fotonatura.org)

sábado, 8 de noviembre de 2008

La casa por el tejado, Fito y Fitipaldis



"Ahora sí, parece que ya empiezo a entender
las cosas importantes aquí,
son las que están detrás de la piel.
Y todo lo demás, empieza donde acaban mis pies".

viernes, 7 de noviembre de 2008

Tren de invierno




Puedo escribir que le sonrío al tiempo aciago.
Que bailo con la sombra de mi conciencia
cuando percibo su escalofriante silueta.
No importa que tus ojos se impregnen
del color magenta del vino
con el que me hablas de deseos.
Son malos tiempos para hipotecarnos
otro amor.
Hubo un día que quise ser Madame Bovary,
Ana Karenina, y curar la frustración
a base de mejillas sonrosadas.
Pero de eso hace ya mucho.
Y me aterra el estruendo del tren
en el frío de nieve de San Petersburgo.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Pasa noviembre



Noviembre ha de cubrir de escarcha
las hojas secas y el paseo del silencio.
Hierven atardeceres que impregnan de vaho
el macdonals donde una adolescente
creerá en el amor.
Miraremos de reojo la casa de gente mayor
que aún conserva en la puerta la palabra asilo.
Hace tiempo que aflora una náusea
al oler "eau" de lavanda.
Nuestra piel se abrirá como un géiser
en contacto con las gotas de agua nieve.
Nada ha de sofocar este incendio de duda.
Ni siquiera noviembre.

(Foto: "Ice queen", Igor Amelkovich)