viernes, 23 de enero de 2009

Labios compartidos - Maná




"Amor mío, si estoy debajo
del vaivén de tus piernas.
Si estoy hundido
en una vaivén de caderas.
Esto es el cielo, es mi cielo".

No estoy muy inspirada últimamente ni para escribir ni para comentar, pero que conste que entro en vuestros blogs y veo que la vida sigue. Y eso me alegra.
No, no estoy mal ni nada de eso. Sólo es que a veces me apeo un rato de la vida y pongo el piloto automático. O escucho música, la que sea. No soy muy exigente en nada, salvo en mí misma. Gracias por vuestra compañía.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El piloto automático viene bien de vez en cuando.
Besos.

thoti dijo...

.. estás en tu derecho de sentirse como te sientes.. ;-)
.. un beso desde mis colinas, Carlota..

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Ahora las sombras fluyen como un agua negra. Se deslizan por el mármol.
Un abrazo.

luisa dijo...

La vida tiene estos compases de espera. Hay que escucharlos. Después, vuelve a retomar su ritmo. Un tango arrastrado, un bolero, un paso doble… Quién sabe la música que nos espera a la vuelta de la esquina. Lo importante es bailar.

Un beso, Carlota.

Caminante dijo...

Muchas veces los silencios son fundamentales, incluso en este mundo en el que sólo concebimos el ruido.

Gracias por estar ahí.

Un besazo.