jueves, 8 de enero de 2009

Sueño número 12



Asusta un mar en la noche
que sólo muestra el sonido.
Se intuye en calma, enrarecido, oscuro,
pegado al inicio y al fin.
Sin línea de horizonte.
Experto el corazón, se encoge y resuena
suspendido en el tórax que no acierta
a decidir la dirección: hacia ti, que me llamas,
o tras la ventana que contiene un océano.

Sólo hay luz en esta casa que habitas.

Por qué me llama Mar, negro y penetrante.
Inyectada la brisa en cada poro de piel,
no soy libre más que para ofrecer
mi pie desnudo a la noche-mar
que lo absorbe con su lengua infinita.

10 comentarios:

Anabel dijo...

Me alegra que hayas vuelto de tu seguro merecido descanso.

Buen poema para retomar el pulso al oscuro mar.

Besos,

Anabel, la Cuentista

TOROSALVAJE dijo...

A mí el mar me fascina hasta por la noche, creo que incluso más.

Besos.

thoti dijo...

.. que bonito contraste entre el mar oscuro que asusta y la luz de la casa que alguien habita.. espero que el mar te haga cosquillas con esa lengua tan salada.. :-)

.. bss Carlota..

Codorníu dijo...

El mar de noche es como el inconsciente. En realidad, es su espejo.

En el fondo...¿quién es él? ¿O yo?

Siento, intuyo, percibo, no pienso.

...Dudo.

Esa casa con luz es la existencia.

Lo demás es vacío.

(Me ha gustado)

Un beso.

josé luis cervera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
josé luis cervera dijo...

En cierta ocasión tuve un sueño: una mancha oscura esperaba paciente en un rincón, una ventana se abría y aprovechando un airecillo casual la mancha se lanzaba sobre mí tratando de hacerme suyo. En el momento la sensación era de miedo. Sin embargo, al día siguiente, pensando sobre el sueño, me preguntaba qué hubiera pasado si no me hubiera despertado, a dónde me hubiera llevado aquella mancha negra, qué aventuras hubiéramos corrido juntos.
El comienzo de este poema me lo hizo recordar. Asusta, es cierto, un mar sin línea de horizonte, pegado al inicio y al fin. Asusta el sentimiento exaltado, sin rumbo ni timonel. Pero reconforta el deseo de entregarse a lo negro y penetrante, a la llamada del Mar, a la unión, si se quiere, con madre Naturaleza.
Todas las luces son bellas, como lo son todos los colores.

Saludos

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Esa noche, ese ausente sonido, esa oscura nadeidad, ese fondo insomne. Ese, ese es el hogar.

Que la lengua infinita te pasee por los sueños.

Un abrazo.

Tomás Mielke dijo...

la noche es un mar lleno de sueños, a mí me encantan los dos, creo que van unidos

salu2

Caminante dijo...

El mar como un agujero negro, la noche como amenaza, el sueño..., suelo tener una visión más luminosa del mar, pero tu poema impacta.

Muy bello. Como siempre.

Un besazo.

39escalones dijo...

Yo últimamente sólo sueño con el trece... "El mar dará a cada hombre una nueva esperanza como el dormir le da sueños" (Cristóbal Colón).
Besos y feliz año.