martes, 3 de febrero de 2009

Madrid puede doler

Le seguía expectante por todo Madrid. Se sabía de memoria la puerta del Sol, la plaza de Santa Ana, los bancos de Lavapiés, los mapas del metro, la Castellana... La Puerta de Alcalá la miraba de reojo mientras sus ojos suplicaban algo tan simple como una caricia, eres como había soñado, me ahogo en tus ojos de diamante... abrázame desnuda para siempre.


11 comentarios:

Fernando dijo...

esta foto la recuerdo en un poema mío...el micro muy hermoso ..como de penitente..un beso.

Anabel dijo...

Hay un aroma denso en tu micro, doloroso, tanto como sólo una ciudad puede serlo.

Besos,

Anabel, la Cuentista

TORO SALVAJE dijo...

Me gusta mucho esa foto.
Y tus palabras.

Besos.

Codorníu dijo...

Es que todas esas calles y zonas que citas duelen. LLevan heridas mucho tiempo.

Y, a su vez, acoegen al herido como en ninguna parte.

Un beso.

Codorníu dijo...

Es que todas esas calles y zonas que citas duelen. LLevan heridas mucho tiempo.

Y, a su vez, acoegen al herido como en ninguna parte.

Un beso.

thoti dijo...

.. que preciosidad Madrid y que dos frases finales (geniales) en tu relato.. :-)

.. bss, Carlota..

Elisa Berna Martínez dijo...

Precioso, Carlota. Enigmático paseo por las calles de Madrid, con el dolor del encuentro como telón de fondo.

Gracias por leer mi poema, me hubiera encantado estar ahí y escucharte, de verdad.

Un besico!!

Trini dijo...

Madrid puede doler...
Quizá tanto com el rechazo.

Me gusta el micro, la foto y el sentimiento que se respira aquí.

Besos

Caminante dijo...

Puede doler, y puede que mientras dolía, me cruzase con vosotros..., me traes mis calles.

Un besazo.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

No hace mucho, mi amigo Andreu Navarra ha publicado un libro objeto con el título "Fiebre y Ciudad".
Realmente hay muchos momentos en que las ciudades duelen, y se duelen.
Un abrazo.

Alf. dijo...

madrid puede doles y mucho