jueves, 26 de marzo de 2009

Por qué pintarse las uñas si paseas con los puños apretados



Me he acordado de que estamos de paso.
Y de repente he desatado el nudo de lo supuestamente
mío.
Las seguridades perdidas han salido disparadas
como un globo de feria hacia las nubes.
Ya no me enfado. No tengo prisa.
Sé de mi parentesco con la hoja de otoño.
Pero no por la estación de la melancolía,
porque vuela. Solo es eso.
La vida es lo que te viene a la mente
en la antesala de cada despedida.
No sé si están solos los muertos
ni si cabe más soledad que la de este viaje.
Ni importa.
Por qué pintarse las uñas si paseas
con los puños apretados.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Lo nuestro



Esto es así.
Podemos hacer ver que trasteamos,
que tenemos muchas cosas por hacer...
Entrar, salir, hacer la compra,
rozarnos distraídamente y seguir
con el programa que un día en solitario
nos marcamos.
Como si este tú y yo no me tuviera en vilo
el pensamiento.
Como si no sintiera que las piernas
vuelan solas y estuviera al borde
de la hiperventilación
de tanto respirar hondo.
Como si hablar contigo cada día
fuera igual que fichar en la oficina.
No dejaría nunca de mirarte.
De interrogar el fondo de los ojos.
Inventaría tantas formas de restregarme
en tu figura. Visualizo sal fosilizada en una roca.
Eso es bailar.
Y bailando me conocerías.
Y sabrías todo lo que llevo escrito sobre ti
en esta apariencia de rutina que juntos y separados
masticamos.

(Imagen: Espectáculo de danza AtaXia - Wayne Mc Gregor. Photo: (c) Ravi Deepres)

lunes, 9 de marzo de 2009

Underground



No quiero perderme mañana
en Nueva York.
Dame la mano hoy y que la noche
de la Gran Manzana nos guíe.
Como una luz de neón en los ojos
de un borracho zigzaguearemos a la salida del metro,
esquivos de todos los órdenes establecidos,
los "police" a caballo tras nosotros.
A salvo con aliento entrecortado suicidaremos
a los niños que fuimos desde lo alto del Empire State.
Patearemos la misma grasa que han olfateado
todos los asesinos en serie y psicópatas de celuloide
en la estructura oculta del puente de Brooklyn.
Puede que oigamos lamentos de prostitutas
y adolescentes perdidos por Central Park.
Mientras devoramos una "big-burger"
con un "big-coffee" podemos meditar
qué muerte elegimos de entre todos los "under".
Sólo desde el fondo, desnudos, conoceremos.

(Fotos: Rosa Roig, viaje a Nueva York)

El diccionario de la real academia española define el verbo CONOCER de la siguiente manera:
1. tr. Averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. 2. tr. Entender, advertir, saber, echar de ver. 3. tr. Percibir el objeto como distinto de todo lo que no es él. 4. tr. Tener trato y comunicación con alguien. U. t. c. prnl. 5. tr. Experimentar, sentir. 6. tr. Tener relaciones sexuales con alguien. 7. tr. desus. Confesar los delitos o pecados. 8. tr. desus. Mostrar agradecimiento. 9. intr. Der. Entender en un asunto con facultad legítima para ello. 10. prnl. Juzgarse justamente.










miércoles, 4 de marzo de 2009

Entre Corín Tellado, Juan Marsé y los distintos puntos de vista de un relato

Fernando Sarría ha estrenado un nuevo blog (La biblioteca de Babel) para el que nos pide colaboración porque pretende difundir microrrelatos o relatos breves. Animaos y enviadle colaboraciones. Esta semana anda colgado éste mío.




NARRADOR DEL MUELLE QUE OBSERVA: Cómo puedes decir que no eres mía, le escupía al oído mientras su miembro se escondía bajo el vestido de viscosa. Las botas de tacón alto golpeaban rítmicamente el contenedor metálico del muelle donde se apoyaba él. Era noche abierta y los ojos verdes de su marinero entendían como nadie el significado de todos y cada uno de sus gemidos. Llegaron al clímax al mismo tiempo en que la Luna brillaba en todo su esplendor.

PUTAREALIDAD: ¿Quiere mi móvil, señora? Ya te he dicho que no. Te buscaré en el bar del muelle, como siempre, si es que me apetece. Por cierto, la próxima vez cuida la entonación de las frases y no te saltes ninguna. Y, por favor, no comas ajo ni cebollas, OK?
Cómo no, "milady".
Será "estirá", pensó el "johnsilver" mientras se ajustaba el paquete de un golpe seco.

Carlota