viernes, 26 de junio de 2009

Generosamente el olvido huele a vida



He de pintarme dulcemente los ojos
si te vas.
Elevar las pestañas en zig-zag
y sonreír al vecino como siempre.
Porque un día olvidaré que mi libertad
llevaba tu nombre a cuestas
y que mis ojos te veían a ti.
Suelo sobreponerme a todas las ausencias.
Con generosidad, ese día que olvido,
el amor se dilata y todo vuelve
a tener sentido: otra vez mis labios
se relajan y lucen tersos,
como los de una embarazada.
No rencor. No rabia. No acritud.
Vida que me envuelve,
dulce pereza que me canta al oído.

(Imagen: "La pereza", de Marcos Rey Vicente)

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Menudo don el de sobreponerse con facilidad.
El mejor de todos.
Yo lo estoy adquiriendo a fuerza de sufrir, pronto lo tendré.

Besos.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...querida carlota , las ausencias no siempre se suplen con el remordimiento ,a veces la vida nos enseña a tirar adelante con ellas y asi se puede vivir con mas libertad....desde horas rotas con afecto y cariño....


------ jose ramon-----

josé luis cervera dijo...

Me gusta especialmente el verso que dice: "No rencor. No rabia. No acritud" Da sentido y estructura musical al poema.

Saludos.

Caminante dijo...

Las ausencias y las despedidas son siempre tristes, y tu poema lo es, por mucho que sea una tristeza limpia, adornada por la sensatez, sin rabia, rencor ni ira.

Un bello poema, Carlota.

Besos

luisa dijo...

Sobreponerse está bien, pero veo en la protagonista de tu poema unos labios tersos de embarazada, que son el resultado de estar gestando un anhelo. Observo en la imagen de pintarse los ojos el querer mostrar una apariencia de normalidad. Al mal tiempo buena cara. Como si el desamor fuera parte de su cotidianeidad. Y no, el día a día no puede estar sembrado de desafecto. Si decimos adiós, no puede ser una despedida sin rabia y sin acritud, como si una estuviese acostumbrada. Hay que morder con fuerza aunque sólo sea al aire que se respira. Un poema precioso a pesar del desaliento que lleva impreso. Me ha encantado.


Siempre nos regalas unas láminas impregnadas de magia.

Un beso, Carlota.

Darilea dijo...

Con el tiempo todo río recobra su cauce.
Besitos.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

"Suelo sobreponerme a todas las ausencias."
Esta frase me transmite una sensación terrible de desolación, de dureza. Lo he leído como un poema doloroso.
Besos.

Anabel dijo...

Menudo don: sobreponerse a todas las ausencias.

Ser capaz de amar así como de olvidar sin odio me resultan tareas muy difíciles. No sabría decirte cuál de las dos es más importante.

Un beso,

Anabel, la Cuentista

jaleon dijo...

Éste generoso olvido, activo, voluntario, que nada tiene que ver con la desmemoria de los peces como tan absurdamente aparece últimamente en algún anuncio publicitario.

Besos.

Mónica dijo...

Por desgracia Carlota siempre es más facil decirlo...
Todo lo más requiere su silencioso duelo...

Tesa dijo...

De mis atrasos con tu blog, me quedo con este pedazo de poema. Me encanta, Carlota.

Genial.

Muchos besos,