miércoles, 3 de febrero de 2010

El buen amante silba y deja propinas en los bares



Se reconoce al amante porque sonríe.
Pasa por tu lado y te ve.
Todo acto de piel, pedir un capuccino,
saborear el cacao, la calentura del café,
bailar con la lengua que recoge la espuma
en los labios, le trae el rostro de la amada.
Quiero al funcionario amante, al taxista amante,
a la doctora amante, o a la amante empresaria.
Mira cómo para ellos hay cielo y saben
que ya empieza a florecer o si el otoño viene
este año tan rojo...
La naturaleza entera está de su lado.
El que ama lo sabe.

Fotograma de "Como agua para chocolate", adaptación de la novela de Laura Esquivel.
Codornices en pétalos de rosa: "Con cuidado, separar los pétalos de rosas, tratando de no pincharse los dedos, porque (a) es doloroso y (b) si los pétalos se impregnan de sangre, alteran el sabor del plato y puede provocar reacciones químicas peligrosas".

7 comentarios:

Fernando dijo...

muy bien pues yo silbo y dejo propinas...seré bueno ene so también?...ajajaja...besos.

carlota dijo...

Muy bueno, Fer. Pero es que el buen amante es como aquello del "buen amor", tiene distintas acepciones. Para mí el buen amante en este caso es que el ama hasta las trancas, el que anda atontolinao, independientemente de su destreza.
Besos

Luisa dijo...

Si silba y deja propinas en los bares es que está enamorado. Yo quiero al taxista amante.
Y conozco a esa clase de seres escepcionales que ama hasta las trancas. No soy yo, ni nadie que me ame. Es mi hermana. Para ella el amor es una enfermedad de la que siente orgullosamente contagiada.

Brindo por eso.
Me ha encantado. Precioso, Carlota.

Un beso.

Darilea dijo...

Genial.
El buen amante le sonríe a las nubes, al día soleado, a la noche, hasta el vecino del quinto si se lo encuentra bajando la basura jeje.
Besitos.

Fernando dijo...

no dejas de ser una romántica..

josé luis cervera dijo...

Totalmente de acuerdo.

Saludos

Mos dijo...

De una jornada cotidiana haces toda una exposición del amor, del amante, de los enamorados.
Sí, no cabe duda, eres romántica.

Un abrazo de Mos desde la orilla.