jueves, 22 de abril de 2010

Un día fui la novia del dragón



Cien caballos han pateado esta espalda
mientras bailaba el lago de los cisnes.
Tráeme una rosa
y volverá a respirar la piel porque hoy
me he levantado soñadora y libre.
Confía en tu instinto,
y pondremos en juego todas las piezas.
Verás que tu cuerpo piensa y la mente
resbala en todas las curvas.
Te imaginas?
Todo lo aprendido, a exposición púbica.
Tu lengua y la mía, y las bestiales
caricias.
En el día del dragón
echaremos fuego por las bocas.

(Ilustración, en extravia.net)

martes, 20 de abril de 2010

Qué me dices de la belleza de las flores mustias



Huelen a muerte todos los versos
que he escrito. No me reconozco
ya en esta última vocal.
Son escaleras que voy pisando,
sacos de tierra que hundo en el averno
mientras araño la pared de mi celda
por si alcanzo el aire que asoma, dicen,
más arriba.
No os confundáis. No hablo de tristezas.
Sino de aprendizaje. Qué si no.
Ya lo dijo Lavoisier:
la materia no se crea ni se destruye,
simplemente se transforma.

(Imagen en: http://cercoluna.wordpress.com)

jueves, 1 de abril de 2010

Metamorfosis de un mojito



Me tapaba la boca con su mano. No era áspera. Y él se esforzaba ... Las gotas de sudor me hacían cerrar los ojos y la boca. Ha fingido quedarse dormido. Cuando he cerrado la puerta de la casa le he oído correr atolondrado. Ha resbalado por el pasillo. Ahora entiendo ese cardenal en la frente. Ruido de agua que corre a presión. Me he pasado la mano por la mejilla para limpiarme aquel sudor. Olía a mojito y a acidez de estómago. El hombre anónimo ha ensuciado la alfombra de sangre. Creo que era su virginidad la que se deslizaba entre el polvo y los ácaros que se reían de nuestra torpeza.

(Imagen: "Sin mirar atrás", grabado de María Expósito)