miércoles, 21 de julio de 2010

Confesión desde mi desierto



Hola a todos/as

La evolución de este blog no ha ido precisamente en la línea de un blog tipo diario-confesionario. Más bien he ido expresando en forma de poema o relato breve o micro todo lo que mi sentir o mi creatividad en cada momento me han ido permitiendo.
Mi exceso de pudor, cierta introversión o el mirar de permanecer siempre detrás del cerco de protección me han impedido dar rienda suelta a sentires más personales o directos que se han ido quedando allí escondidos.
Creo que estoy en un momento de reclusión y aislamiento que se me está haciendo especialmente duro. También pienso que forma parte de la evolución personal que todos arrastramos, afortunadamente, aunque nos cueste lo nuestro.
Y os explico todo esto porque esa sensación de desierto anímico y hasta físico se ha visto reflejada en la ausencia de inspiración y, por tanto, de entradas en el blog y, sobre todo, en que apenas dejo comentarios en los blogs de los que he sido y soy asidua visitante. A veces prefiero el silencio a deciros cualquier tontería para salir del paso.
Y los comentarios se agradecen, y mucho. Al menos yo sí, aunque no lo haya expresado nunca públicamente.
Nadie somos imprescindibles pero es agradable que te echen de menos. Por eso me confieso en esta entrada que quiero que sirva también para dejar claro que sigo leyendo vuetros blogs y que espero que nadie se haya sentido mal si no he comentado como solía hacerlo.

Seguiré por aquí. A ver si este acto de confesión me sirve para renovar la inspiración y para no dejar de compartirla.

De momento, he empezado con un nuevo "look" del blog gracias a las nuevas plantillas de blogger. La verdad es que cuando empiezas a "trastear" por el diseño no acabarías...

Un beso y gracias (por ser, por estar a veces)

La imagen es de NATZAN

11 comentarios:

Fernando dijo...

un beso...

Anabel dijo...

Tú y yo no podríamos intercambiar cromos: las dos tenemos los mismos.

No has de explicarte ni de explicar nada, a no ser que eso te ayude. Sabemos que estás, que tienes tu discurrir propio por esta vida perra. Lo sabemos porque te leemos y eso es mucho más de lo que muchos hacen por los demás.

Sé que estás.

Has de saber que estoy.

Para cuando quieras, una cervecita bien fría o un café calentito.

Un beso enorme, guerrera Carlota,

Anabel

Tris dijo...

Vaya, hay que ver lo transitado que esta el desierto.
Seguro que nos vemos… eso sí, en pleno Oasis.


;)

josefina dijo...

A mi contar cosas me está resultando veneficioso, dada mi edad, hago trabajar mi mente para escrudiñar en mi dia a dia, así me alegra que mis amigos bloqueros me hagan comentarios y me alegran la vida, ¿que soy simplona? bueno....
El blog me gusta.
Besitossssssssss, pronto te los doy en persona

NORMA SANTOS dijo...

Hola Carlota, me ha dejado impactada tu entrada pero mujer, tu haz con tu blog lo que te plazca. Me ha gustado mucho tu comentario en mi blog y tus palabritas...y somos de Lleida y casi de la misma edad, yo tengo 42 y Rosalía (Lía) 40. ¿Así tu eres la que le dejo el comentario a Lía sobre los grupos de lectura? Yo no estoy en los grupos por falta de tiempo, bastante tengo con ser policía...je,je...iremos pasando maja.
Un besazo.

ROSALIA dijo...

Hola Carlota, me ha hecho gracia tu comentario "casi irreales", sabes, no eres la primera que nos lo dice. Temo decepcionarte, existimos y hacemos mucho ruido.
El grupo de lectura de novela negra y policía se reúne una vez al mes, los miércoles a las seis de la tarde. Es cuestión de compaginar el horario una vez al mes.
He leído tus confesiones y me gustan mucho. Norma y yo perdimos el pudor.
Un beso wapa, nos leemos.

Mos dijo...

Hay qué ver como somos los introvertidos y tímidos. Aunque luego, como ocurre en esta confesión, seamos capaces de derrochar sinceridad y armarnos de valor para rastrear en nuestro interior y hacer una inntrospección profunda de nosotros mismos.
El desierto del que hablas forma parte del camino que recorremos en algunas ocasiones y su travesía siempre es dura. No obstante, cada uno tiene sus propios desiertos y sus propias "mochilas" para deambular por los caminos que nos toca descubrir-andar a cada instante.
Tranquila, Carlota; sabemos que estás ahí,que nos sigues y te seguimos, que tu blog nos seduce a veces con la suavidad de una brisa refrescante y otras se pega a nuestra piel como una niebla espesa.
Yo he cerrado hasta septiembre para darme un respiro y poner un poco de orden. Quiero seguir colgando historias y poemas en mi blog y comprobar que la gente me lee y comentan. A veces, me desanimo y me dejo llevar por la apatía y los pensamientos absurdos donde me digo que no intereso a nadie o que todo ya está dicho. Cosas de introvertidos y pesimistas.
Pero nada es verdad al cien por cien. Por eso seguiremos eyéndote, admirándote y descubriendo a seres humanos como tú que merecen la pena.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.
Cambiar el aspecto del blog es un buen signo.
Más abrazos de Mos.

fgiucich dijo...

Que pronto se abran las puertas de esa inspiración escondida. Abrazos.

Marta Noviembre dijo...

A veces, entramos en una espiral de dar tanto, de exponernos tanto, que hay que descansar, encerrarnos en nuestra conchita a reposar la cabeza.

Aquí estaremos, preciosa.

besos

SOMMER dijo...

El blog ha de ser tuyo, personal e intransferible. Los que visitamos, no somos más que invitados que observamos y comentamos, a veces con acierto, otras no tanto.
Un placer.

Diario de una Chiu dijo...

Querida Carlota, tenía mucho rato sin leerte porque andaba igualmente de vacaciones por el desierto... Voy de a poco rehumectando mi existencia y retomando mis hábitos de lectura y escritura. Esta tarde me sentí muy triste y muy sola, con el sabor amargo que deja tener que renunciar a un Alguien que amo, así que decidí visitarte y ponerme al día. Debes de odiar mi repetición en los comentarios pero de verda agradezco tu existencia y ese modo tan tuyo de transmitir entre líneas lo más bellos de tu alma.