viernes, 5 de noviembre de 2010

Susurra el pensamiento para no gastar en exceso la existencia
















El alemán patilargo habla de Gibran
-collige virgo rosas, me gustan tus ojos,
qué obra de arte tu sonrisa-
y me ha venido olor de aceite de feria.
Primero he mostrado quién soy
y luego he sentido un frío...
Dice verdades este Gulliver salido de su cuento
pero Campanilla ya no pacta con piratas.
La vida no es. La vida está.
Me ha dado por acariciar los labios
y he oído una música planetaria alargada
en el tiempo que es ahora.
No quiero pensar porque si no existiría
demasiado.

(Autoría imagen: alexandra compaintissier -- internet )

3 comentarios:

josefina dijo...

Me gusta que Campanilla no pacte con piratas.
Un besote

Mos dijo...

Cuando la existencia se detiene, da al botón de pausa, y ya no es sino está, es recomendable no pensar. Ni siquiera con músicas ni gigantes alemanes.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Anabel dijo...

Ay, sí, no se puede existir demasiado.

Suele ser doloroso.