miércoles, 9 de febrero de 2011

Amnesia-2

Imagen de la red





















Me desconoce.
El que escuchaba los latidos juega
en alguno de mis sueños, sonríe,
es el avatar del hombre perdido hoy.
Por eso pregunta quién soy. No recuerda
cómo se expandía la matriz, el color rosado
de la vida que se abría camino. Los senderos
tortuosos de la carne por donde soy lo que parezco
y algo más.
Allí no había palabras. Succiones. Cordón umbilical,
casa de las células madre. Compost de regreso.
La pregunta no es quién soy sino qué sientes frente al viento
y cómo tus manos se funden con la tierra. El origen.

14 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Muy buen texto, Carlota. Felicidades :-) Una abrazo.

Ana Márquez dijo...

"Un" abrazo. Se me enredó el género... ;-)

Luisa dijo...

Muy bueno este poema, Carlota.
Consigue quedarse enredado en las neuronas y dar vueltas y más vueltas. Es como estar viendo un futuro lejano, pero a la vez el mismísimo comienzo de los tiempos.

Un beso muy fuerte.

Oréadas dijo...

Regresando a los inicios.
Un beso Carlota

javier dijo...

madre e hijo, encarnación de un sueño, entrega del propio cuerpo
para disposición de aquello deseado.
envidia sana en el hombre
beso

Tris dijo...

La pregunta no es quién soy sino qué sientes frente al viento. Esodigoyo....

unbes

Pescador dijo...

en tus letras he vuelto a parirme, para sentir el viento y saber quien soy...Un abrazo fraterno sin amnesia.

Anónimo dijo...

Todo está conectado, filosofía zen. Pero también no hay que perder de vista al individuo. La soledad de las almas.

Mos dijo...

Un círculo cerrado, un bucle infinito. El origen y el presente, realidad y fantasía. Más bucles.
Amnesia y una pregunta para aliviar: ¿qué sientes frente al viento?

¿Quienes somos?

Un abrazo de Mos desde su orilla.

Jucar dijo...

Es un poema que intenta como un renacer, pero no partiendo de cero, sino desde un punto a partir del cual sólo nos queda seguir adelante purificados.
Es un poema profundo que invita a la reflexión.
Un beso

fgiucich dijo...

Para leerlo dos veces. Una metáfora cargada de poesía. Abrazos.

Anabel dijo...

El origen, el regreso a la nada o al todo que se nos olvida con el tiempo...

¿Qué tendrán tus versos que me pongo a filosofar?

Besicos,

Anabel

Tesa dijo...

Unos versos muy potentes, Carlota.

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, y en ese tiempo tu poesía se ha hecho muy grande.

La conexión de la carne no es tan poderosa como la del pensamiento.

Un abrazo,

rafaelpavonreina dijo...

Hermoso. Los dos últimos versos son perfectos. Besos.