lunes, 5 de septiembre de 2011

No hay pan sin trigo y en los campos nos esperan también algunas sonrisas






















Deberemos hablar solamente de lo concreto.
Es tiempo de resistencia.
Por más que esperemos el sol, es hora de lluvia
y viento. Preparemos pues la piel para la tormenta.
Que pasen los minutos o los años. Cantaré mientras cuece
el puchero a fuego lento y estallan truenos dentro de tus ojos.
Si hay caricias no interrogaré las yemas de tus dedos.
Lo inmediato que han mamado nuestros hijos ya no existe.
No entiendo. No pregunto apenas. Transito.
Respiro un aire que reseca la garganta. No importa. Hablaré
lo justo.
No me doy por vencida. Si hay que cocinar sopas de pan,
sea.

8 comentarios:

Ana Márquez dijo...

"Estoy preparado para la pobreza y la abundancia" decía Pablo de Tarso.
Siempre es un placer regresar, como a una isla plácida, al bosque de tus versos. Un besazo :-)

Volveremos a sonreír...

javier dijo...

todo un canto al estoicismo anímico La actitud que exhumas es la de una verdadera superviviente, la de los mejor preparados, la de una Eva post atómica

javier dijo...

gracias Carlota, está sin terminar, cuando asi sea, llevara unos versos de amor escritos en gráfica árabe. De momento le tengo apartado por que trabajo con otro dibujo que me tieen absorto. Ya le publicaré. Un beso

Luisa dijo...

Hola, Carlota.

Aguantemos el tirón mientras haya caricias y sopas de pan, aunque las preguntas se nos queden atragantadas y se enquisten. Seremos mudos.

Cada vez me gustan más tus títulos (también los poemas, claro).

Un beso muy fuerte.

TriniReina dijo...

La vida da tantos giros que lo que un día volamos al siguiente nos parece ahogarnos... La gracia está en saber sobrellevar las dos cuestiones: usar adecuadamente las alas o saber inflar el salvavidas.
Rendirse, nunca.

Besos

Tesa dijo...

Sigues estando inmensa, Carlota, qué pedazo de poemas, y no importa si son tristes, escribes lo que sientes y cómo te sientes.

Hay veces que también siento que todo lo que hay más allá de mi sonrisa burlona, de mi buen talante, de mi pasión por la vida es un abismo donde hacen eco miles de preguntas que me hago y no encuentran respuesta y esa soledad antigua que me ronda.

Me alivia leer poesía con sentido y sentimiento, ya ves, mucho más que las que hablan de flores, de finales felices y de arcoiris.

Hoy me he dado un atracón, ya que empecé por tu otro blog que desconocía y que me apunto como terapía para mis días insulsos.

Un abrazo, Carlota y enhorabuena por tu poemario compartido con Bea, tengo muchas ganas de disfrutarlo.

Mos dijo...

Pues creo que tienes razón, Carlota. Lo peor de la tormenta está por llegar y habrá que estar preparados. Si es necesario, haremos olla comunitaria de alimentos y afectos.
Puede que no hablemos pero las gargantas podrán gritar.
Un abrazo de Mos desde fuera de su orilla.

Tomás Mielke dijo...

sobrevivir aunque sea comiendo nubes, jajaja

un abrazo