miércoles, 18 de abril de 2012

Las pequeñas guerreras de mis territorios viscosos

Técnica mixta sobre papel de Dora Salazar


















Voy a dejar pasar abril y el polen
de la incertidumbre. Barrios enteros estornudan
hastío, no hay anticernes que mejore las ojeras.
Coincide, como en una confluencia planetaria, la tristeza colectiva
y el efecto de los años en el cuerpo que aguanta mi mente.
Entiendo ahora, con claridad cristalina, el anuncio de actimel.
-Un beso, elegante Lola Herrera-.
Las defensas, esos pequeños guerreros que defienden
los territorios viscosos que en realidad soy, se rinden frente a Cronos.
Y eso que Einstein dijo que es relativo. Pero mis guerreros
-o serán guerreras?- nada saben de los sabios alemanes
ni de leyes universales.
Estornudo, pues, con una conciencia diferente.
Cuido la dieta, me resguardo de los aires acondicionados,
tomo própolis y no me salto ni una clase de pilates.
Lo demás no lo controlo. Como tampoco el imprevisible capricho que dirige
los afectos, lo que alargan unos ojos tras la saciedad de las caricias.
El escáner afectivo nunca se detiene.
Voy a dejar pasar abril. Y el polen de la incertidumbre.

5 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Si fuéramos sólo "territorios viscosos" no valdría la pena ser ni estar. Pero somos mucho más de lo que el cirujano paciente encuentra de piel adentro, te lo aseguro. Es justo eso que no se ve, lo que nos aporta nuestra calidez y gracia, lo que nos enraíza en las esferas. Todo lo demás, la materia viscosa y pestilente, lo que tocas, ves o hueles, es sólo (eso sí) es ilusión pasajera.

Gracias por tu poema, siempre irreprochable :-) Besitos.

Mos dijo...

Hay alergias que no se curan con antihistamínicos.
La incertidumbre es puñetera y resistente. Cuidado con ella.

Me gusta eso de "el imprevisible capricho de los afectos".
Abril pasará. De hecho ya está pasando y con él algunos pólenes no primaverales.

Un abrazo, maestra Carlota, de Mos desde la orilla de las palabras.

javier dijo...

la primavera se acompaña de tantas ansias de parir la Naturaleza que su rotura de aguas nos afecta de alguna manera

Oréadas dijo...

La alergia de la incertidumbre por desgracia nos puede atrapar en cualquier estación del año.
Besitos Carlota

Agencia Digital Bogotá dijo...

Hermosas palabras, que buena publicación.