viernes, 8 de junio de 2012

Habremos de elevar a paisaje la sencilla sucesión de lo que pasa

Las bordas de Viadós en el valle de Chistau (foto: juanjo jiménez)


















Para jj, que me enseñó a mirar

En tierra de hobbits dormirás
donde yo pude haber sido aprendiz de sonrisa.
Por eso sueño con hadas verdes que vuelan
y observan, que nunca se equivocan.
Guardo de ti el paisaje descubierto, los ojos
que ya nunca dejan de mirar a los quejigos,
las hojas secas, los helechos. Y el olor que habla
conmigo y de ti. No quiero pero comparto tu silencio
y el eterno retorno del desencanto y la contradicción
de lo que somos.
Se dilata este tiempo de no acción y de sí pensamiento
improductivo, viciado, vacilante.
Detrás quedan las heridas de las crisis, lo que nos reserva
el cuerpo de sorpresa por no haber sido hacedores sino actores,
por no saber ver, simplemente, la sencilla sucesión de lo que pasa.

3 comentarios:

javier dijo...

nunca quedan muy cercanas las heridas.
son desplazadas sabiamente por elk olor, la voz y ese halo de calor que imparte la persona amada

Oréadas dijo...

De bruces nos hemmos encontrado con la comedia real de un teatro en el que hace mucho tiempo estamos actuando.
Y ahora... qué
Besitos Carlota, me alegra que te enseñen a mirar, después de todo hay que aprender a mirar con otros ojos.

DANNY ILARIO dijo...

No se como lo haces pero esceibes tan lindo que hasta un analfabeto como yo aprende a leer!!