sábado, 1 de septiembre de 2012

De cómo menos es más y de la importancia de desprenderse de los objetos que ya nunca miras ni tocas

El río Neckar a su paso por Heilbronn






















Cada vez vuelvo menos cuando acaba el verano.
Voy dejando partes de mí en los ríos de otras ciudades
malditas donde alguna niebla marcará el carácter de las sombras.
Son las partes que sobran, las que ya no reciclo.
Vuelvo, como últimamente, más humilde, más con los ojos húmedos,
más con la certeza de la incertidumbre, de la vida camino, libro abierto,
corazón como única guía en lo importante.
Vuelvo satisfecha de no pretender que todo cuadre.
Vuelvo con la caricia en las pestañas para quien quiera verla.
Tú sabes que hay amor. Yo sé que me ves cuando me miras.
Y lo demás es el camino. El tuyo. El mío. Y practicar lo cotidiano.
Siempre hay dados en el aire, cayendo, y en reposo. Todo a la vez.
Habremos de seguir desguazando lo inservible. Será suficiente al final
con nuestras risas y los pies descalzos.
Quizá como para Votg e Hildegunde*, la vida cercana nos será vetada.
Tú serás más sabio y yo, por contra, no haré caso de leyendas medievales:
como tú, intentaré aprender, no me quedaré quieta más que para coger impulso.
No sabemos aún lo afortunados que somos.


(*Leyenda de Votg e Hildegunde, en Heilbronn)

4 comentarios:

PiliMªPILAR dijo...

Desde inmemorial andaba desguazando inservibles.
Jamás culminé el propósito.
Pero me quedo, a cambio, rezagada en este blog y ya no serán preciso m´s desguace.
Un saludo , Maribel

Valentin dijo...

http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

Oréadas dijo...

Verterse de alguna forma en cada paso y cada rincón que descubrimos, es como renacer en privamera con el regreso.
Besitos Carlota. :)

javier dijo...

sabes? he imaginado que cadenciosamente me lo leias en voz susurrante para mi, ( soy un presuntuoso...)