lunes, 5 de noviembre de 2012

Elogio de lo inacabado


"Reflejos". Fotografía de José Luis Ceña Ruiz






















Me recuerdas a Bruce Lee por la forma de inclinarte hacia atrás
y traspasar con la mirada cuando crees lo que dices. Fascinada,
te pido un bis porque jamás he visto de cerca una mano firme,
unos ojos rayo, unos labios suaves y en paralelo con el horizonte.
Prefiero siempre un exceso de certeza porque yo tengo el monopolio
de las lamentaciones. Y también la pasión escondida,
que es donde debe estar para mimar la intensidad y para darle
la exclusiva a la piel que luego me ocupe.
Así alimento mi imaginario. Te veo en blanco y negro
acompañando al silencio que tanto sabe de lo que no digo.
Existe un sostenido donde contenemos la respiración y todo es claro.
El resto será explicarnos a veces, como recordatorio,
qué personas reconocimos exhaustas encima del deseo.
Deberás forzarme a dejar las cosas a medias. Qué debe sentirse
cuando lo inacabado deja de perseguirte hasta el fondo del tímpano.
No he de ansiar resoluciones excepto en las demandas de presencia o de simples
-diamantes- abrazos.
Por lo que he oído, no tengo más obligación que contemplar este atardecer.

2 comentarios:

Anabel dijo...

Hay algunos atardeceres que merecen la pena, tus textos, siempre la merecen.

Anabel

Misterio dijo...

Me ha gustado mucho tu escrito.

La imagen no es fotografía. Es una pintura de Jose Luis Ceña

Muchos besos.