sábado, 8 de diciembre de 2012

Tantas caricias en la boca con las que llego aquí

"Llamada en espera", de Juan Bautista Nieto




















"El amor es lo único que tenemos,
la única forma de poder ayudarnos mutuamente".
(Eurípides, Orestes)

Nada de diciembre extermina el sabor del enjuague
de tantas caricias en la boca con las que llego aquí.
Lo mejor de las horas que vendrán serán
las miradas densas, los rayos de luz que se funden
en alguna intersección que todavía no hemos cruzado.
En este punto me siento viva y el tiempo me empuja
sutilmente desde la zona lumbar para que pueda mover
libremente los brazos y las piernas. En un baile
que siempre es nuevo, que siempre nace de mis ojos
encendidos.
Disimulo todo lo que sé porque he de partir
como si nada supiera de la evolución cardiovascular
que me dejará atrapada en unos brazos
sin aliento apenas.
No me gusta vivir en la penumbra. Lo que tengas
que besarme o escupirme dímelo de frente
y de cara al mundo. Así es el juego aquí
en la frontera entre la carne y los restos que queden
para vestirnos mañana de otro presente.
Como tú, me merezco la exclusiva.

5 comentarios:

rodolfo dijo...

carnal espera que como un péndulo regresará eternamente

Maria bernal dijo...

en algún momento leei un ensayo muy hermoso, el cual decía " puedes ignorar el mundo de la pintura, o una sinfonía, o una escultura" pero el mundo con estas palabras tan lindas es muy difícil de ignorarlo, en cambio te abre la mente a cosas en mundos nuevos.

lagunaseca (Josefina) dijo...

Jolin¡¡¡ hija me dejas anonadada con tus poemas, me gustan, los entiendo?, creo que a mi manera, si.
Te quiero.
Fifi

Anónimo dijo...

Me dejas anodado, como a tu tía... Menudo torrente, no da tiempo ni a respirar...
Juanjo

carlota dijo...

Anda, hermoso, escuchate el primer audioverso que tengo en facebook (aunque sé que no te va el rollo face). Sé curioso.