martes, 18 de diciembre de 2012

Traspasada la frontera de la inefectividad de los ungüentos

"Mujer tendida", de Juan Bautista Nieto










"Soy el poder dentro de mí.
Soy el amor del sol y la tierra.
Soy gran espíritu y soy eterna.
Mi vida está llena de amor y alegría.
(Y cuando la cantas muchas veces, 
pues mira, te la crees)".
Introducción de la abuela Margarita 
en la canción "Alma de cantaora",
de Amparo Sánchez


Va quedando menos para que pueda liberarme
de la lucha contra el tiempo.
Hay indicios que marcan que mi infancia
pertenece ya a una niña que acuno como si fuera mi hija.
Las pecas y la piel rugosa en el escote, los marcos
que encuadran los ojos y la boca son para que por fin
se sienta útil mi crema hidratante.
Traspasada la frontera de la inefectividad de los ungüentos,
seré tan libre como la chamana abuela Margarita.
Mientras, tengo estos ojos que te sonreirían si intuyera
que vienes con tu tiempo bajo el brazo.
Podríamos sentarnos en cualquier habitación o bajo un árbol
y acariciarte y mirar cómo caminas, desnudo,
y de vuelta compartes conmigo los gajos de alguna mandarina.

1 comentario:

Luisa dijo...

¡Felices Fiestas, Carlota!

Que sigamos compartiendo amistad, versos y prosa en el 2013.

Un besazo.