viernes, 11 de enero de 2013

A corto plazo, de nada sirve el historial de descargas


































Sucede que yo escobo pero hay un remolino de hojas secas.
Que me peino y luego la noche me dibuja alas en el pelo
como diciendo, niña, no te tomes tan en serio. 
Todos los días caducan las palabras. Todos y cada uno 
de los putos días amanezco virgen de recetas sobre lo vivido.
A corto plazo, de nada sirve el historial de descargas.
Y es que cuando vives consciente del corazón que busca
eres la misma niña de los ojos grandes pero con el miedo aprendido
y con la tristeza que asoma a veces porque ya no sabe seguir sin ti.
Cuando me pierdo aplico el recurso de encontrarme 
en cualquier cafetería, sola, ante un cruasán de chocolate o una ensaimada
de crema. Poco a poco aparece la sonrisa, el corazón tiene ritmo de blues
y entonces, solo entonces, el que pasa a tu lado te ve. Seguro. Siempre es así.
 

7 comentarios:

Unknown dijo...

Grande, Neruda, grande!

carlota dijo...

Yes!

Mos dijo...

Neruda grande pero Carlota también.

Aunque llevo tiempo sin comentar siempre me paso y te leo.
Eres especial y tu poesía también.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

carlota dijo...

Jo també t'estimo.

carlota dijo...

Gracias Mos. Un beso

Antonia Romero dijo...

Precioso y reconfortante, en el fondo.
¡Saludos!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.