miércoles, 2 de enero de 2013

Pese al óxido de las cuchillas sigo patinando como si no pasara nada, igual que tú

Performance de Luizo Vega contra la lapidación de Sakineh















"All that will be
but isn't yet.
Now forget,
now forget."
(Tema de NOA, Now forget)


Sin el olvido o tal vez sin los patines con los que resbalamos por encima de tanto sufrimiento, sería imposible tomarse un café o un cruasán de chocolate. Hace dos noches que los sueños son rojos. Como el rostro y el tronco de Soraya Manutchehri, semienterrada y lapidada por ser amable, alegre, guapa y vital. Las palabras pierden la partida en esta explicación. Ni las letras ni los fonemas de "lapidación" aportan nada del terror en los ojos, del polvo y la sangre mezclados, del cuerpo semienterrado bailando grotescamente a causa del aluvión de piedras, de la salpicadura de fluidos. La habitación a oscuras y el mando todavía entre mis manos. Y me voy hacia el rojo. Con la preciosa, rizada, brillante, azabache melena de Soraya. Y sigo en pie dos días después. Tomo café y todavía es dulce el cruasán. Cómo es posible. Este discontinuo caer y levantarse ante lo inaceptable, ante lo injusto, ante la vil naturaleza que anida en algún rincón del ser humano, va dejando óxido en las cuchillas, que recogen el polvo y la sangre esparcidos. Creo que es eso lo que me pesa y apenas me doy cuenta. Eso y la incapacidad, la impotencia. Pero sigo, tal vez porque algún abrazo, una mirada, tienen el poder de recomponerme. Como a ti, como a todos.

2 comentarios:

Roberto R Bravo dijo...

Es difícil recomponerse después de semejante barbarie. Muy difícil.

rodolfo dijo...

tu alma , como tu aspecto, es cada día más hermoso, leerte da esperanzas en nosotros, en las personas. Feliz noche de la Ilusión