viernes, 16 de agosto de 2013

El verdadero es el que sangra

"Rosas", de Esther Aneiros Kina






















Me gusta tu olor
cuando tus traumas duermen.
Cuando tus dedos me acarician el pelo
-cuántas veces lo he repetido-
porque no tienen nada mejor que hacer.

Me invade roja la ira
en mis ocho esquinas de Vitrubio
cuando todos los hombres que has sido
se empeñan en escapar a la vez
desde el fondo de tu boca.

Hay que ir matando lo que fuimos.
Elige a uno y no mires atrás.
Es fácil.
El verdadero es el que sangra.
Los demás
ya no aciertan la contraseña.

3 comentarios:

rodolfo dijo...

hay sentimiento en cada palabra, no puedes ser ajeno a tu queja, como siempre precioso

Anabel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anabel dijo...

¿No es verdadero si no hay dolor? ¿La verdad siempre entraña dolor?

¡Qué duro es todo!

No abandonas el nivel superior, querida, aunque hayas de sangrar para ello.

Un besico

(El otro lo he borrado porque me he liado... Uf, que este verano está siendo durillo ;-)