lunes, 12 de agosto de 2013

Sopa de poemas que desemboca en cierto sentido

Otra ilustración de Chelsea Greene Lewyta






























Hoy bajaré las escaleras.
Será el sutil cambio de hábito
que eliminará viejas costumbres.
He dado una pequeña vuelta al mundo
y he regresado aquí, donde está todo.
Tengo un puzle por montar
pero la casa es de piedra y
no le teme al viento.

Puede que la recorra como alma
en pena, en círculos, buscando
el sentido de estos contactos distantes
que me ponen la fragilidad patas arriba, aunque
yo sé
que no puedo disfrazarme mucho tiempo
de pánfila, porque mis brazos cruzados
me observan desde la otra esquina.

Nunca me he sentido propietaria de nada.
Estos hijos que respiran solos son nuevos
para mí cada mañana. Casi desconocidos.
Agacho la cabeza y despido un tren,
otra vez.

No me consuela esta incertidumbre generacional.
Por convenio, desecho los posesivos
y aspiro a creer que soy libre.
Necesito la verdad y me acompaña el error
como bandera.

Yo sí confieso que he salido a buscar.
Y he encontrado.
La paz de ser quien soy
y la angustia de no tener suficiente.

1 comentario:

Rosa Mari dijo...

Realment m'impresionen els tus poemes....jo crec que ja te ho he dit...sóc una gran fan teva.

Petooons mooolts!!!!