viernes, 13 de septiembre de 2013

amor de las nueve lunas

















"Mai cap amant no ha gosat arribar
al lloc extrem des d'on tu m'acarones.
De dins enfora, amor, sento les ones
i em faig areny i duna i penyalar".
(Maria Mercè Marçal, Sal oberta)

Me dicen que es rosada la matriz
y que el túnel no es negro.
(sonríe la matrona asomando
como una chamana desde el triángulo
de sábana blanca y prosigue).

Debe de ser así.

Porque, pegada a mi pecho,
silenciosa pedías regresar.
Nueve lunas que respiramos
juntas,
solas,
felices.

Mis pies te llevaban por la ciudad
que ahora pisamos por duplicado.
Comíamos hojas verdes y tomates
y queso. Excesivo para ti, que hoy
no pruebas la ensalada cruda.

Cuántas horas meditando contigo,
acariciando en mi piel tu corazón
sensible al lenguaje de los delfines,
al delicado movimiento y a la respiración
que, como un ritual, compartíamos.

Lo sé hoy. Fui feliz nueve lunas
contigo. Como en esta hora,
cuando tus manos me atrapan
y la rosada matriz se contrae
y te añora.

Te quise un nombre sencillo, descargado
de lo religioso, como si ya te conociera.
Pero me sobrepasas, Maria, con tu gracia,
con la que a diario
me salvas de mí misma.

4 comentarios:

lagunaseca (Josefina) dijo...

Que bonita poesia a nuestra Maria.
Eres genial nena.
Un beso.

lagunaseca (Josefina) dijo...

Que bonita poesia a nuestra Maria.
Eres genial nena.
Un beso.

rodolfo dijo...

enternecedor, me emociono cuando la maternidad se manifiesta sin tapujos, saliendo del alma

Alfonso Chíncaro. dijo...

Muy bello, gracias.