lunes, 12 de octubre de 2015

Hipsterlove

Obra de Lina Vila.
















Yo veo un hombre hipster
con camiseta hipernormal
y una mujer redonda
sin pintura ni ornamento
con cerveza en la boca.

Y luego leo y huelo pasiones
en versos urbanos donde ella
es una diosa y yo
deseo que hipsterman me dibuje a mí
así.

Con los brazos en cruz en sábanas
de malasaña donde yo
crucificada
haga abdominales con la matriz dormida
por el peso de hipsterman
pegados los cuerpos al eco de un barrio
hiperactivo.

Cómo engañan los ojos.
Todos los hombrecillos tristes deberían escribir
(al menos un nombre de mujer)
en los márgenes de su prensa diaria.

Hay algo en las horas sucesivas que nos muere
el amor.

Fíjate que hay pasos, aceras, saludos,  tensiones, café, una espera siempre nerviosa, las manos que apartan personas en nuestros consumos, tantos haberes, tanta ansiedad por pisarle minutos al día.

Y yo leo versos de un hombre de ojos duros.
Y otra vez
deseo ser otra.