lunes, 12 de octubre de 2015

Hipsterlove

Obra de Lina Vila.
















Yo veo un hombre hipster
con camiseta hipernormal
y una mujer redonda
sin pintura ni ornamento
con cerveza en la boca.

Y luego leo y huelo pasiones
en versos urbanos donde ella
es una diosa y yo
deseo que hipsterman me dibuje a mí
así.

Con los brazos en cruz en sábanas
de malasaña donde yo
crucificada
haga abdominales con la matriz dormida
por el peso de hipsterman
pegados los cuerpos al eco de un barrio
hiperactivo.

Cómo engañan los ojos.
Todos los hombrecillos tristes deberían escribir
(al menos un nombre de mujer)
en los márgenes de su prensa diaria.

Hay algo en las horas sucesivas que nos muere
el amor.

Fíjate que hay pasos, aceras, saludos,  tensiones, café, una espera siempre nerviosa, las manos que apartan personas en nuestros consumos, tantos haberes, tanta ansiedad por pisarle minutos al día.

Y yo leo versos de un hombre de ojos duros.
Y otra vez
deseo ser otra.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y empieza la oscuridad y la niebla y el frio mandan. No quiero ser otro. Simplemente no quiero ser. Pero ni esta idea me saca mucho emoción.eso es bueno?
He perdido las medidas de los humanos normales, pero tampoco estoy seguro - existe alguien entre estas masas con el derecho de llamarse normal?
A mi la vida me ha cancelado - lindo juego de palabras en español - y que se en este momento no se absolutamente nada.

Darilea dijo...

Otra? No, vaya a que te conviertas en alguien ilegible. :) Besitos Carlota
:)

Anónimo dijo...

El otro jueves, al final de la tarde, estabas preciosa. Más incluso que siempre. Quizás, además, ni te dabas cuenta. Quizás porque andas poniéndolo todo perdido de versos (letras juntas, si quieres),de versos claroscuros. No me engañas, sé quien eres. Cuando regreses al Olimpo dile a Erato que si lo tiene a bien, me sople unos versillos para alguien que ella sabe.

carlota dijo...

vaya, eso ha estado bonito. gracias. hay apellidos que hacen honor al sujeto ;)